Revisión bibliográfica, fichaje de información, análisis crítico y escritura en tiempos de coronavirus

Por Adán Raúl Santana Arias

La Vicerrectoría de Investigación y Postgrado (VRIP) de la Universidad de Oriente (UO), ha elaborado un conjunto de propuestas para la atención a los profesores y estudiantes de postgrado. Todas están atemperadas a la compleja situación epidemiológica que presenta en estos momentos el mundo, y nuestro país en particular. Las mismas están puestas a la consideración de los coordinadores de programa, de los profesores que integran los Comité Académicos y los claustros de maestrías; así como de especialidades, doctorados, y cursos cortos. Dentro de estas importantes acciones implementadas en este Centro de Altos Estudios tenemos lo que se ha denominado trabajo a distancia o teletrabajo.

Para conocer más detalles de estas novedosas propuestas, conversamos vía internet con la Dra. C. Rosa María Reyes Bravo, Vicerrectora de Investigación y Postgrado.

Como parte de estas medidas hemos propuesto, y como se conoce están las indicaciones del Ministro, se posponen los encuentros presenciales de los 52 programas académicos de postgrado con los que cuenta la universidad y en su lugar, como parte de esta actividad, los coordinadores y profesores de estos programas deberán estar en este periodo elaborando carpetas de los diferentes cursos con la base orientadora suficiente para garantizar el cumplimento de los objetivos de dicho programa y su evaluación, bien sea por la vía de correo electrónico o bien sea al retorno de las actividades normales, y para ello podrán utilizar los correos en casa, o incluso la opción de Nauta para los profesores que tengan esta opción”, explicó Reyes Bravo.

Por la vía del correo electrónico, los profesores y coordinadores, deben estar comunicándose con los estudiantes, para hacerles llegar las orientaciones a quienes que no tuvieron encuentros presenciales, de manera previa.

En relación con los cursos cortos y entrenamientos, la vicerrectora declaró que “quedaron suspendidos los que estaban previstos para este periodo y lo que hemos estando indicando es que se hagan actividades independientes para los que ya habían comenzado y no pudieron terminar, incrementando especialmente los créditos dedicados a las horas no lectivas y justamente la actividad independiente y por supuesto la evaluación«.

En este periodo de aislamiento social los diferentes programas académicos deben ser actualizados. Cuando se retorne a la normalidad, solo será preciso sostener un encuentro de recuperación para condensar lo aprendido; para actualizar, sintetizar, sistematizar aquellas indicaciones que fueron orientadas como trabajo independiente. Esto permitirá evaluar, en alguna medida, hasta donde fueron capaces de llegar los estudiantes de postgrado por esa vía autónoma. Lo planificado permitirá reiniciar las actividades en correspondencia con las habilidades adquiridas por los estudiantes de postgrado.

Estamos recomendando que en este periodo elaboren y revisen artículos, lo que uno acostumbra a llamar el estado del arte, para ir evaluando como se ha ido tratando en la literatura nacional e internacional disponible a las manos de los cursistas, el tema de investigación que ellos han seleccionado y aprobado por sus respectivos comités académicos. Por supuesto, la revisión de esos artículos debe ayudarlos igualmente a que en este periodo, además de fichar la información correspondiente, de hacer el análisis crítico de las fuentes teóricas que revisan, pues también vayan redactando no solo los epígrafes de los capítulos que tienen previstos realizar en esta etapa, sino que del mismo modo puedan ir avanzando en la elaboración de artículos científicos que deben publicarse y ser tenidos en cuenta como parte de los créditos de todos los programas académicos para su conclusión feliz”, agregó la Dra. C. Rosa María Reyes Bravo.

Para maestrantes, cursistas de especialidades y los propios doctorandos se propone que en este tiempo se avance en la elaboración de instrumentos para el diagnóstico del problema de investigación. Incluso los que están en un estadío inicial, lo que se conoce como análisis factual o diagnóstico factual, puedan identificar en qué estado se encuentra el problema en este momento antes de continuar avanzando. Existen diferentes maneras de hacer el diagnóstico del problema y este es un momento propicio para adelantar, y por supuesto, elaborar otras tareas de postgrado.

La vicerrectora comentó que “para aquellos cursistas de estos programas académicos que tienen comunicación con sus tutores, bien sea por correo o por vía telefónica, pues también este periodo es un momento oportuno para poder pactar, contactar con sus tutores y coordinar el momento más oportuno del día para que tengan encuentros de trabajo vía telefónica, es decir lo que se llama teletrabajo, que puedan hacer discusiones, evaluación, comentarios, sobre los trabajos que han ido realizando, los artículos y las partes de la tesis en que han ido avanzando”.

Por último, Reyes Bravo recomendó que este periodo de distanciamiento social sea aprovechado para la investigación; básicamente aquella investigación que requiere del acceso a la web, el análisis de la información de la que se dispone en estos momentos que, como todos sabemos, es una aproximación, es un análisis progresivo. Es nunca podemos considerar que la lectura, por una vez, de un material bibliográfico, es suficiente para adoptar un criterio, un punto de vista en la investigación. Se requieren como mínimo 3 o 4 lecturas del material que se esté estudiando. También estamos conscientes de que sucesivas lecturas permiten tener graduales aproximaciones a un mismo tema; valoraciones que van avanzando en niveles de profundidad y que permiten tener también un criterio lo más sólido posible en los investigadores.

Ah, recuerda, #QuédateEnCasa y cumple con las medidas para evitar el contagio de la COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *