Algunas reflexiones sobre Nación y Socialismo

Por: Frank Josué Solar Cabrales

La revolución cubana viene de una historia de más de un siglo de luchas de su pueblo por la liberación nacional y por la justicia social. Ese proceso de luchas fue demostrando la imposibilidad de realizar una revolución de liberación nacional que no se planteara como tarea inmediata la ruptura con el sistema capitalista, que creaba las dependencias al imperialismo norteamericano. El paso a una economía planificada y socialista vino como una necesidad del devenir histórico cubano: tanto para lograr la independencia de Cuba, su realización plena como nación soberana, como para alcanzar la emancipación social y acabar con la explotación y la miseria. Por eso la cubana fue una revolución socialista de liberación nacional.

Sólo la expropiación del imperialismo y de los capitalistas cubanos permitió el avance de la revolución después de 1959. Esta era precisamente la lección más importante que podía deducirse de la experiencia viva: sin una economía nacionalizada y planificada, la revolución cubana nunca podría haber alcanzado sus extraordinarias conquistas sociales y la instauración de un nuevo modo de vida más justo y humano. La llamada burguesía nacional en Cuba había sido incapaz de jugar un papel progresista, y lo mismo era aplicable al resto del continente. Por eso afirmaba Fidel en los años 60: «Hoy para el mundo subdesarrollado el socialismo es condición del desarrollo.»

A su modo, en sentido inverso, las experiencias latinoamericanas conducen a la misma conclusión. El capitalismo ha fracasado en América Latina. Lo denota no sólo la situación actual, también los modelos económicos que uno tras otro se han ensayado a lo largo de décadas y no han hecho más que acentuar la dependencia y el subdesarrollo. Incluso las experiencias de desarrollo nacionalista autónomo que pretendieron romper los nexos con los imperialismos centrales se hallaron con la imposibilidad real de hacer viable su proyecto y al final resultaron fallidas o se les hizo fracasar. El sino y el destino manifiesto del capitalismo americano es la dependencia; y el desarrollo es incompatible con la dependencia. Precisamente durante décadas se pensó que las reminiscencias feudales y las atrasadas estructuras latinoamericanas eran la causa de nuestro subdesarrollo. Entonces, sólo bastaba con industrializar, modernizar la economía, implementar los avances tecnológicos para alcanzar los niveles del Primer Mundo. Pero el desarrollismo latinoamericano no solamente no dio los resultados esperados sino que empeoró y complejizó aún más la situación. Para explicar el desastre surgía en la década de los 60 en nuestras universidades la Teoría de la Dependencia, que planteaba la imposibilidad de un desarrollo capitalista autónomo en los países de América Latina, y señalaba la dependencia como el principal obstáculo al crecimiento latinoamericano.
La revolución cubana nació siendo una herejía en el concierto de una izquierda oficial pro soviética cuyo planteamiento era la coexistencia pacífica y que en buena medida había abandonado el camino de la revolución. Otra teoría reaccionaria del dogmatismo soviético fue la de la revolución por etapas, según la cual las sociedades atrasadas del Tercer Mundo, que estarían todavía en el feudalismo, debían pasar primero por el capitalismo antes de llegar al socialismo. Por tanto, les correspondía realizar revoluciones democrático-burguesas y cumplir tareas de liberación nacional y desarrollo económico capitalista antes de pensar siquiera en el socialismo. A los revolucionarios y sectores populares les tocaba entonces apoyar a las burguesías nacionales en sus objetivos progresistas.
Frente al reformismo y el etapismo, siempre cogidos de la mano, la revolución cubana defendía una alternativa socialista. A partir de la teoría de la dependencia, del desarrollo desigual y combinado, de las características de la dominación imperialista, y de su propia experiencia práctica, la herejía cubana se resumía en este punto en la siguiente afirmación del Che: «las burguesías autóctonas han perdido toda su capacidad de oposición al imperialismo -si alguna vez la tuvieron- y sólo forman su furgón de cola. No hay más cambios que hacer; o revolución socialista o caricatura de revolución».
El nacionalismo nunca existe en abstracto, siempre tiene un contenido de clase. Hay varios proyectos de nación para Cuba, de distinto signo. Algunos de ellos mutuamente excluyentes. La restauración capitalista más peligrosa podría venir a caballo de un discurso dizque revolucionario que hablara de mantener todas nuestras conquistas sociales, pero dejando de ser testarudos en materia económica, modernizarnos, adaptarnos a lo que hay, aceptar lo inevitable, abrirnos al mundo y al mercado con todas sus fuerzas, contradicciones y consecuencias. La guinda del pastel de semejante línea argumentativa sería la reconciliación nacional, la idea de que todos somos cubanos, que basta ya de pelearnos entre nosotros, que podemos ser capaces de construir un proyecto de país en el que quepamos todos, poniéndonos de acuerdo pacíficamente, en una sociedad plural donde no falte nadie. Claro, con libertad de empresa. Una nación construida sobre esas bases sólo serviría para disfrazar la dominación de élites económicas poderosas, nuevas y viejas. La contrarrevolución burguesa tiene un diseño de futuro radicalmente distinto al nuestro, y es imposible hacerlos coincidir. La Revolución deberá seguir siendo con todos y para el bien de todos, pero manteniendo el poder en manos de la mayoría trabajadora y defendiéndose de quienes pretendan derrocarla. Como diría Mella: “¡Cuba Libre!…. para los trabajadores”.

El socialismo al que aspiramos, aquí y en todo el mundo, es uno de libertad, igualdad y desarrollo pleno, que apunte a una sociedad de trabajadores libres asociados, donde el libre desenvolvimiento de cada uno sea la condición para el libre desenvolvimiento de todos, donde el poder y la propiedad pertenezcan a todos. Un mundo nuevo, sin César ni burgués.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *