Aniversario 28…con capacidades extraordinarias!

El Centro de Estudios de Biotecnología Industrial (CEBI) llega ya a su aniversario 28. Fue fundado el 2 de noviembre de 1992, en la antigua Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas, actual Facultad de Ciencias Naturales y Exactas.

A lo largo de los años la Institución ha sido merecedora de altos reconocimientos, por su contribución al avance de la ciencia y la tecnología en el país. Ha apoyado en cuanto al mejoramiento de los ecosistemas, así como al ahorro y correcto uso de los recursos naturales

Forman parte del Polo Científico santiaguero, y tienen la misión principal de desarrollar las investigaciones, así como la formación de recursos humanos especializados, en el sector de la Biotecnología moderna.

Su actividad científica está orientada al conocimiento y explotación de microorganismos y biomoléculas; trabajan para lograr la obtención de bienes y servicios que contribuyan, fundamentalmente, al desarrollo sostenible de la agricultura, la industria, la producción de alimentos y la protección del medio ambiente. 

El CEBI tiene un amplio quehacer en la elevación de la calidad de vida de la población. Contribuye, convenientemente, al desarrollo de la salud y la mejora de ecosistemas bajo protección. Genera, además, nuevas tecnologías, servicios y productos.

Uno de los principales proyectos en ejecución del CEBI es el cultivo de hongos comestibles de los géneros Auricularia, Pleurotus y Lentinula; en las modalidades de cultivo en pared y en suelo. Todas estas acciones están incorporadas al Programa de Alimento Humano.

En este contexto de integración Universidad-Empresa, investigadores y técnicos del Centro de Estudios de Biotecnología Industrial (CEBI), establecen vínculos con la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria (EPIA).

Cuando la humanidad sufre los efectos del nuevo coronavirus, causante de la Covid-19, el Dr.C. Humberto Morris, director del CEBI, asegura que es recomendable el consumo de hongos comestibles, debido a su capacidad de estimular la inmunidad y generar una respuesta inmunorreguladora.

«Hemos trabajado esta línea prácticamente desde la creación del CEBI hace 28 años. A su importante composición nutricional avalado por su alto contenido de proteínas, aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales, se le suma propiedades inmuno-estimulantes que lo convierten en un alimento esencial”.

Afirmó el el Dr.C. Humberto Joaquín Morris Quevedo, director de la Institución.

Este prestigioso Centro, que cuenta con un personal incansable y de excelencia, continúa mostrando importantes resultados en sus investigaciones.

En estos momentos están enfrascados en la obtención de maltina de arroz. La malta, explica el Dr.C Morris, es una bebida muy demandada por sus propiedades organolépticas y su valor nutricional.  Al dificultarse el cultivo de la cebada malteada, por las características de nuestro clima y suelos, se debe importar. El producto que pretenden obtener ofrece un importante beneficio nutricional; podrá ser consumido, también, por pacientes celíacos que representan el 1% de la población.

Aunque no ha sido poco lo logrado por el CEBI, tiene aún muchos retos por delante. Se empeñan en lograr que los resultados tengan una efectiva aplicación en la práctica social, para que las investigaciones cierren ciclo con esos intereses prioritarios del país.

En días recientes el Dr.C José Ramón Saborido Loidi, Ministro de Educación Superior (MES), intercambió con los trabajadores del Centro de Estudios de Biotecnología Industrial (CEBI), de la Universidad de Oriente. La visita se inscribe dentro del Control gubernamental que realizaron a la provincia Santiago de Cuba, las máximas autoridades del país.

«Aquí hay capacidades extraordinarias para que sus resultados impacten en todo el territorio nacional. Existe una estructura establecida con el trabajo de la ciencia y creo que Cuba en este ámbito se convierte en uno de los mejores del mundo»

Aseveró el Ministro de Educación Superior.

La Dra.C Diana Sedal Yanes, Rectora de la Universidad de Oriente, alabó el trabajo realizado por el CEBI en la etapa de cuarentena por la COVID-19.

«Este centro nos retó a un sistema permanente de transportación de sus investigadores, cuando todo el mundo estaba en casa, porque no dejaron sus procesos y me llevó a comprender esa pasión por la cual no abandonaron su centro ni un solo día».  

Durante casi 30 años, este centro ha obtenido premios a nivel provincial y nacional. No por gusto es una institución de referencia en Cuba.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.