Por suerte… falsa alarma!

Me encontraba en el portal de mi casa en el preciso momento que pasaban 2 doctoras…y estornudé. Mi suegra me requirió, pidiéndome que fuera al médico. Como si no fuera suficiente su reclamo y para reafirmar su intención, llamó a las portadoras de las «batas blancas», quienes, en el acto, me indicaron que acudiera al Policlínico…

El estornudo de Yanet Pérez, joven residente en el reparto Santa Bárbara, protagonista de esta historia, marcó su entrada a un Centro de Aislamiento; en este caso al que funciona en la conocida Escuela de «Trabajadores Sociales».

Al indagar por un poco más de su vivencia, ella acotó:

…fui al Policlínico. Allí los médicos me indicaron que recogiera en la casa algunas pertenencias personales, como mi cepillo dental, algunas batas, chancletas, vaso, cuchara, toalla (lo imprescindible), pues iba a ser aislada. Recuerdo era sábado; el primer PCR me lo hicieron a las 4 de la mañana del domingo.

En el Centro de Aislamiento se cuenta con una cama, televisor, agua fría (condiciones aceptables y tratamiento adecuado por parte de los que nos atendieron allí). El resultado de la prueba dio negativo, y me lo hicieron saber el martes. Ese día me dieron de alta. Comprobaron que mi coriza era solo un síntoma de mi alergia.

Posteriormente, ya en la casa, se me realizó el segundo PCR, que arrojó el mismo resultado negativo. Hoy continúo con mi rutina diaria, pero cuidándome más que habitualmente…»

La historia de Yanet, es vista o escuchada a menudo en estos tiempos de pandemia. Es importante que ante cualquier síntoma acudamos al médico. Ojalá, en la mayoría de los casos, sea solo una falsa alarma.

1 comentario en “Por suerte… falsa alarma!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *