Imperativo: proteger a nuestros ancianos y niños

El actual rebrote de la COVID-19 exige inmediatez, como premisa en el enfrentamiento a la pandemia. También exige precisión en la estadística de casos confirmados y de sospechosos en cada territorio, para lograr mayor eficiencia en la contención de esta pandemia.

En el actual contexto es perentoria la protección de nuestros abuelitos y niños; quienes constituyen la población más vulnerable ante enfermedad.

Específicamente para los adultos mayores, la nueva Constitución fortaleció el reconocimiento y protección de los derechos, bajo el principio de corresponsabilidad. En la actualidad, en Cuba, existen 293 casas de abuelos; con 10023 capacidades, y 155 hogares de ancianos, con 12346 camas y 3400 plazas de día.

No existen niñas, niños o adolescentes obligados a trabajar, ni infantes abandonados sin protección. Los castigos corporales no están permitidos, ni son tolerados.

Por otra parte, la protección de la niñez y la adolescencia, es una tarea de primer orden. Se ejecuta sobre la base de los postulados de la Convención de los Derechos del Niño.

La protección de la niñez y la adolescencia se materializa en políticas públicas, programas sociales y proyectos comunitarios de gran impacto.

Específicamente en Santiago de Cuba, fueron reorganizados los servicios, para optimizar la atención a los sospechosos y confirmados en edad pediátrica; específicamente para el segmento de 0 a 12 años. El Hospital Infantil Norte se mantiene con 129 camas, 6 en el área de Consulta Externa para atender a sospechosos, y en el área del hospital 35 camas para confirmados. A propósito se ascendió a 118 camas, a disposición de los confirmados. Para la hospitalización de los pacientes pediátricos sospechosos de 12 a 18 años, se habilitó un bloque en la Facultad de Ciencias Médicas #2.

Estás y otras medidas que se han tomado, permitirán disponer de mayor capacidad hospitalaria ante el crecimiento de la pandemia en la «tierra caliente».

Durante la pandemia de la COVID-19 un total de 394 círculos infantiles han estado abiertos a lo largo y ancho de todo el país; y más de 3520 niños han sido atendidos en este tiempo. La batalla seguirá siendo difícil.

No son buenas las noticias de un mundo donde las cifras negativas siguen creciendo: hasta el momento se reportan 189 países con presencia del virus; los casos confirmados ascienden a más de 95 400 000; los activos a más de 21 800 000; y los fallecidos rebasan ya los dos millones.

Por eso y más es prioridad cuidarnos, pero, principalmente, cuidar a nuestros adultos mayores y niños.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.