Nuevo contexto, nuevas miradas para una evaluación atemperada

El Proceso de Evaluación de docentes y no docentes se lleva a cabo en los diferentes departamentos de la UO. Con la implementación de la Tarea Ordenamiento, ahora se establecen algunos parámetros que quizás antes no se medía, pero que forman parte de las competencias que debe tener el individuo que labora en un centro de Educación Superior.

Un documento de varias páginas establece los parámetros medibles para la evaluación. El Dr.C Reynier Limonta Montero, Jefe del Departamento de Recursos Laborales de la Universidad de Oriente explicó que es necesario evaluar los objetivos de trabajo de cada departamento, facultad, etc.

Abogó por un proceso coherente en cada área con el fin de alcanzar mejores metas. Uno de los elementos medibles está relacionado con la formación de pregrado y cómo desde la ética, la preparación profesional y su ejemplo como maestro se logra un graduado más competente en las circunstancias actuales.

Limonta Montero comentó acerca del papel del profesor en el cumplimiento de la estrategia de año, en el trabajo político-ideológico, que contribuya a la labor docente.

En este modelo de evaluación se evalúa el uso de las redes sociales y la manera en que la docencia se inserta de manera interactiva a esta nueva herramienta.

También en la evaluación del año se incluye cómo el trabajo investigativo, de innovación o de servicio científico técnico se incorpora a la docencia. Además se añade la vinculación de las clases con sectores estratégicos lo que contribuye a la materialización intencionada del vínculo Universidad-Empresa, acción fundamental en el desarrollo económico del país.Share on FacebookShare on TwitterShare on Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *