Mujeres: entre el amor y la ciencia

La mujer es inesperado poder que nos llena de orgullo.

Podemos hablar de la mujer de ciencia, esa que devuelve esperanzas en un laboratorio, esa que ilustra los caminos para ser mejores.

De la mujer de la Universidad de Oriente que forja caminos, desbroza obstáculos y construye esencias legítimas.

La mujer que barre, sueña, piensa y sobrevive. La mujer que hace ciencia, tanto en lo docente como en la cocina.

La mujer que nos alienta, nos salva. La mujer de fuego y de nieve como dijo el trovador. Acaso son estrellas que se apagan o huellas inteligibles en nuestra vida.

La mujer santiaguera es ese volcán de ilusiones, esa amalgama encendida de amor, capaz de cambiarnos el rumbo, las horas, la vida.


¡Feliz día internacional de la mujer!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *