Hechizados por la magia de sus paredes

Una rica historia albergan los muros de la Universidad de Oriente; muros que durante más de siete décadas se inscriben en la memoria de esta región. Varias de sus edificaciones son testigos fundacionales de ciencia y conciencia.

Desde 1947 se comenzó a fraguar en esta institución académica un pensamiento revolucionario, en toda la extensión de la palabra. Quizás, por el gran valor histórico y cultural de sus construcciones, fue aprobado como Monumento Nacional el Complejo Patrimonial del Alma Mater oriental.

La declaratoria, que esboza conceptualmente el conjunto patrimonial, se percibe un ambiente integrado por edificios y espacios exteriores, donde se incluyen el Edificio central (1949-1952), Departamento de Extensión y Relaciones Culturales (1949-1950) Biblioteca central “Francisco Martínez Anaya”, (1951), Escuela Anexa (1951), Talleres de Ingeniería Mecánica (1951-1956), Cancha Mambisa (1952), el Edificio del Rectorado (1956-1960), la Plaza de los Mártires (1967) y el Centro de Biofísica Médica (1993), entidad, esta última, de Ciencia, Tecnología e Innovación, relevante por sus aportes científicos.

También se especifica que el área comprendida como monumento nacional será de 43 406 m2. De igual forma la zona de protección es de 151 179.6 m2, mientras el área de amortiguamiento contará con 171 136.4 m2.

Según nos explica el Dr.C. Frank Josué Solar Cabrales, Jefe del Departamento de Historia y Patrimonio de la Universidad de Oriente, desde que se creó este departamento se propuso darle un nuevo impulso a lo que ya existía, que era la elaboración de un expediente, para proponer la declaratoria como Monumento Nacional, al conjunto Patrimonial de la Casa de Altos Estudios Oriental.   

«Desde hace unos años esto se venía trabajando, pero un equipo multidisciplinario de las carreras de Historia del Arte y Arquitectura, nos dimos a la tarea de reforzar toda la parte histórica y arquitectónica que llevaba el expediente, y el 22 de octubre el Consejo Nacional de Patrimonio declaró como monumento nacional a este conjunto patrimonial»

aclaró Solar Cabrales.    

Una de las razones por la cual la Universidad de Oriente recibe esta condición, está dada por la rica historia de muchas de sus construcciones. El M.Sc Rafael Borges Betancourt, profesor de la carrera de Historia, significó los orígenes de la institución académica.

«A finales de los 40, pensadores y forjadores de la universidad intervinieron en procesos de lucha universitaria en La Habana al lado de Mella y me refiero a Pedro Cañas Abril que fue un pilar pedagógico de esta Casa de Altos Estudios. Los jóvenes que fundaron la UO participaron en la lucha contra la tiranía de Gerardo Machado, entre ellos el Dr.C Felipe Martínez Arango, jefe de extensión universitaria, antiguo departamento de relaciones culturales».

Borges Betancourt explicó que

«cuando se pensó hacer privada esta universidad hubo un movimiento masivo de estudiantes y el pueblo en general, para que Oriente tuviera su universidad y se logró gracias al apoyo popular».

No en vano se funda el 10 de octubre de 1947; esto nos indica que la Universidad ha estado ligada a los acontecimientos fundamentales de la región oriental desde su fundación hasta la actualidad. Personalidades de la política como Vilma Espín, Juan Escalona Reguera, Frank País, Jose Tey, Jorge Ibarra y Oscar Lucero entre otros, estudiaron en esta institución académica. De igual forma figuras relevantes como Herminio Almendros, Juan Chabás, Felipe Martínez Arango, Francisco Prat Puig,  y muchos más, contribuyeron a generar un espíritu revolucionario en las aulas.

Entre las edificaciones declaradas Monumento Nacional en la Universidad de Oriente, está la Biblioteca Central Francisco Martínez Anaya. Fue fundada el 29 de octubre de 1947, en un aula del primer piso de la Escuela de Comercio, y era la única biblioteca que existía en el sector educacional en Santiago de Cuba.

Al trasladarse la Universidad hacia el Edificio Central, esta ocupó el aula no. 26 del segundo piso, adscripta al Departamento de Extensión y Relaciones Culturales. Debido al incremento del fondo bibliográfico, del número de carreras y estudiantes de la universidad, y de las tareas asignadas, se hizo imprescindible en 1949 comenzar la construcción del edificio destinado para esa labor.

El Dr.C. David Silveira Toledo, comentó que:

«hay una colección bibliográfica muy amplia, pues es la sede de la Revista Santiago, que atesora un cúmulo importante de artículos de gran valor cultural y científico».

Precisó además, que se han desarrollado acontecimientos de extraordinario nivel histórico como la constitución del Primer Gobierno Revolucionario. Existe una tarja que conmemora este hecho y logra transmitir a las nuevas generaciones aquel momento solemne. Tiene un mural en el frente del prestigioso artista santiaguero Ismael Espinosa, que simboliza esa cadena eterna del conocimiento humano. El diseño de este edificio correspondió al arquitecto Rodulfo Ibarra.

Otras de las edificaciones que entra en el Conjunto Patrimonial, declarado Monumento Nacional en la Universidad de Oriente, es la antigua Escuela de Artes y Oficio, posteriormente Hospital Militar Joaquín Castillo Duany, hoy Facultad de Derecho. La Dr.C. Flora Morcate, profesora de la Facultad de Construcciones, argumentó que este edificio data de 1908 y sienta las bases para el desarrollo de esta universidad.

«En 1949 tenía una imagen ecléctica sencilla, pero al comenzar a crecer la universidad el edificio de la antigua Escuela de Artes y Oficio se remodeló. Tiene una fachada principal y 2 al fondo. El gran arquitecto Rodulfo Ibarra diseña la ampliación del edificio hacia el estilo monumental moderno, que es lo que vemos hoy, con columnas circulares, y el símbolo de la universidad. Luego se creó el Museo de Arqueología y se mantienen los inmuebles de los años fundacionales»   

aclaró la Dra.C Flora Morcate.   

Explicó que existía un trabajo previo liderado por las investigadoras Nelsa Coronado y Noemí Bárcena Rodríguez. Aseveró que en el 2018 se culmina el informe referido a los aspectos metodológicos para la declaratoria como Monumento Nacional de un determinado sitio.

Monumento a los Mártires

El edificio del Rectorado también se incluye en el Conjunto Patrimonial de la Universidad de Oriente. La profesora Milene Soto Suárez explicó que esta edificación es un ejemplo de la arquitectura racionalista, y en el año 2008 fue propuesto por Cuba para incluirse en el registro internacional de la arquitectura racionalista dedicada a la  educación.

Añadió que fue concebido en 1956 por los arquitectos Eduardo Cañas Abril y Nuhim Nepomechie; quienes concibieron el diseño de la arquitectura y del plan general, con las áreas de aparcamiento y jardines.

«Es un edificio de hormigón armado, que responde a una planta rectangular sencilla, con un volumen suspendido sobre un soporte, y se articula por las rampas y las escaleras. Además presenta un gran paño de cristal y tiene la entrada como una marquesina»

explicó Soto Suárez.

Más allá de la declaratoria de las edificaciones como Monumento Nacional, en la Universidad de Oriente, se respira historia, ciencia y conciencia. Quienes desandamos cada día sus aulas, escaleras y oficinas, encontramos un motivo especial para sentirnos orgullosos de haber bebido de su savia cognoscitiva, y sobre todo de continuar hechizados por la magia que emana de sus paredes.

2 comentarios en “Hechizados por la magia de sus paredes

  • merecido reconocimiento a nuestra Alta Casa de Estudios de la región Oriental. La historia que atesora nuestra universidad, en sus muros, en su profesores y estudiante, se siente orgullosa con este reconocimiento. Agradecer a todos aquellos que pusieron su empeño en esta obra.

Responder a Elizabeth Isaac Aleman Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *