De Martí a Fidel: Periodismo de lujo en Cuba

¿Por qué quieres ser periodista? es una pregunta que puede llevar a un análisis muy profundo y encontrar muchas explicaciones.

Llegar al qué, por qué, adonde, cuando, quién… de las cosas que importan a una sociedad, pudiera ser una buena respuesta, una muy convincente. Los más apasionados encontrarán en el arte de contar historias, su anhelado motivo de existencia.

Queda claro que, la pregunta, es obligada para los aspirantes con aptitudes confirmadas, y con deseos de vivir un desafío infinito de oportunidades; en donde prime el reto de no perderse en las tempestuosas aguas del poder.

Solo la búsqueda de buenos referentes y el afán de seguir aprendiendo, puede conducir a un periodista por los caminos del éxito.

Cuba es rica por su historia, cultura, ciencia, educación…en fin… también por su prensa, desde y hasta. Muchos coinciden en lo excelso de las obras de José Martí y Fidel Castro, paradigmas imprescindibles.

Cuánto privilegio, para todo periodista cubano, haber tenido, en siglos diferentes pero con similar vocación revolucionaria, transformadora y patriótica, a estos dos hombres que son obligada referencia, no solo para los cubanos, sino también para el mundo.

El periodismo del cubano José Julián Martí Pérez ha sido altamente elogiado por la crítica. Reconocido por su prosa cuidadosa, elegante, en la que géneros como la crónica, el ensayo y el artículo de opinión adquieren una fuerza mayor, convirtiéndolo en paradigma del hacer periodístico.

Martí marcó el día para una celebración en Cuba: el 14 de marzo de 1892, con la fundación del periódico Patria. Oficialmente, la jornada por el Día de la Prensa Cubana, llegó a concretarse 100 años después de ese hecho, el 14 de marzo de 1992. Ya son 29 años de intensas jornadas de análisis del periodismo que debemos y podemos hacer.

En el artículo “Sobre periodismo”, publicado en el propio periódico “Patria”, 1892, Martí define las misiones del periodismo de la siguiente manera:


(…) que no haya una manifestación de la vida, cuyos diarios accidentes no sorprendan al diarista: eso es hacer un buen diario. Decir lo que a todos conviene y no dejar de decir nahacee a alguien pueda convenir (…)

(…) Que todos encuentren en el diario lo que pueden necesitar saberlo. Y decirlo con un lenguaje especial para cada especie: escribiendo en todos los géneros, menos en el fastidioso de Bibeau, desdeñando lo inútil y atendiendo siempre lo útil, elegantemente (…)

(…) Que un periódico sea literario no depende de que se vierta en él mucha literatura, sino que se escriba literariamente todo. El periódico debe estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano, y la espuela en el tacón (…) Al menor accidente, debe saltar sobre la silla, sacudir la fusta, y echar a escape el caballo para salir pronto y para que nadie llegue antes que él (…)

(…) Debe, extractando libros, facilitar su lectura a los pobres de tiempo. O de voluntad o de dinero. Hacer asistir a los teatros, como sentados en cómoda butaca que este efecto hace una alineada y juiciosa revista, a los pobres y a los perezosos. Debe desobedecer los apetitos del bien personal, y atender imparcialmente al bien público (…)

(…) Debe ser coqueta para seducir, catedrático para explicar, filósofo para mejorar, pilluelo para penetrar, guerrero para combatir. Debe ser útil, sano, elegante, oportuno, saliente. En cada artículo debe verse la mano enguantada que lo escribe, y los labios sin mancha que lo dicta. No hay cetro mejor que un buen periódico (…)


Por esas razones, el periodismo de Martí ha sido elogiado por la crítica de muy diversos modos; es fuente inagotable para todas las generaciones de periodistas con afán de saber.
En el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, encontramos otras importantes reflexiones y mensajes a la prensa cubana, que bien merecen ser repetidas.

Veo a la prensa jugando un papel importantísimo en la elevación de la moral y en la preservación de todos los valores sagrados de nuestro pueblo, en la denuncia, en el combate, en la lucha contra todas las cosas mal hechas (…) Quién puede educar más que la prensa”.

Fidel Castro Ruz, V Congreso de la UPEC, 24, 25 y 26 de octubre de 1986

La verdad en nuestros tiempos navega por mares tempestuosos, donde los medios de divulgación masiva están en manos de los que amenazan la supervivencia humana con sus inmensos recursos económicos, tecnológicos y militares. ¡Ese es el desafío de los periodistas cubanos!”

Reflexión publicada en Cubadebate el 3 de julio de 2008, con el título “La historia real y el desafío de los periodistas cubanos”

Este año, el Día de la Prensa Cubana, se celebra como nunca antes, en medio de una pandemia y de una campaña mediática enfrascada en desacreditar a la prensa cubana. Sin embargo, los periodistas cubanos no se amilanan, ya hay muchos héroes en el gremio. Se han enfrentado al enemigo, con la búsqueda de la noticia más humana; allí, en la zona roja de un hospital, con nasobuco y careta de protección, con ropa verde y micrófono en mano, encuentran la noticia que todos están esperando.

En estos tiempos difíciles es cuando más la prensa cubana está, con muchos motivos para celebrar su dia, el 14 de marzo. La prensa nuestra debe ir, siempre, hasta la fuente de sus imprescindibles paradigmas: Martí y Fidel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *