Periódico Patria: un ejemplo de periodismo para todos los tiempos

Por: Jeniffer Cebreco Cuenca (Estudiante de Periodismo)

El análisis del significado del periódico Patria y las ideas y postulados que en torno a esta publicación enunció José Martí constituyen la antítesis de los símbolos y las prácticas que mueven hoy día los centros imperiales de poder en el mundo, empezando por Estados Unidos

Al evocar al periódico Patria, fundado por José Martí y sus más allegados colaboradores el 14 de marzo de 1892 en Nueva York, en medio de grandes vicisitudes, viene a la palestra el razonamiento acerca de las motivaciones que tuvo ese órgano, nacido con el propósito de contribuir a forjar conciencias para la Revolución independentista que se proponía realizar en Cuba.

Si el objetivo final es la emancipación del archipiélago del colonialismo español, que lo constriñe y exprime con voracidad de sanguijuela, la misión del rotativo pasa por ayudar a lograr la ineludible unidad de los cubanos de la isla y los de la emigración, la forja de conciencia y educación política, no para la creación de partidos por parcelas de intereses, sino como principios generales basados en la ética, en los valores cívicos y en los preceptos morales que deberán guiar el rumbo de la Patria.(Montaner 1983)

“Nace este periódico —enunció Martí— por la voluntad de los cubanos y puertorriqueños independientes de Nueva York, para contribuir sin premura y sin descanso, a la organización de los hombres libres de Cuba y Puerto Rico (…) Para juntar y amar, y para vivir en la pasión de la verdad, nace este periódico”.(Ratuschny 2018)

Portada del Periódico Patria

Lo que Patria significó entra en contradicción antagónica con el Imperialismo norteamericano de entonces y más aún con el que conocemos hoy, y su escala monstruosa de antivalores éticos, políticos, económicos y sociales.

Contradicción, ya de inicio, porque si bien Estados Unidos, en seguimiento a su increíblemente egoísta Doctrina Monroe, quiere eliminar la presencia de las potencias europeas en el continente, no ha ayudado en nada hasta 1892 a los cubanos que se inmolaron en dos guerras por la independencia, en seguimiento a su pérfida estrategia de la fruta madura, porque su clase política consideraba que aún no estaban dadas las condiciones para ello.

Como la vida demostraría después, intervendrán, sí, pero solo en 1898 cuando constataron que los cubanos insurgentes estaban en condiciones de alcanzar por si mismos la ansiada liberación, y que si no se entrometían en el conflicto, la isla se les escaparía por completo de su dominio y no podrían sustituir el régimen colonial imperante para hacer de ella su protectorado.

Precisamente aquí surge otro punto de conflicto, pues, bajo los auspicios de Martí, Patria ha incluido a Puerto Rico en su proyecto emancipador —como 27 días después se enunciará en las Bases del Partido que también funda el Apóstol— y, como a raíz de la intromisión estadounidense, España es rápidamente derrotada, Estados Unidos se apropia de la vecina Puerto Rico como botín de guerra. ¿Qué diferencia ética existe entonces entre la dominación española de una isla antillana, que data de siglos, y la de la potencia emergente, que llega como pirata a apoderarse de todo?

Concretamente escribe el Maestro: Es preciso que se sepa en nuestra América la verdad de los Estados Unidos (…) Y para ayudar al conocimiento de la realidad política de América, y acompañar o corregir, con la fuerza serena del hecho, el encomio inconsulto —y, en lo excesivo, pernicioso— de la vida política y el carácter norteamericanos, Patria inaugura, en el número de hoy, una sección permanente de “Apuntes sobre los Estados Unidos”.(de la Torre Blanco 2020)

Allí aclara el Apóstol que la referida sección recogerá estrictamente traducidos de los primeros diarios del país, y sin comentario ni mudanza de la redacción”, aquellos sucesos por donde se revelen, no el crimen o la falta accidental en que solo el espíritu mezquino halla cebo y contento, sino aquellas cualidades de constitución que, por su constancia y autoridad demuestran dos verdades útiles a Nuestra América: el carácter crudo, desigual y decadente de los Estados Unidos, y la existencia en ellos continua, de todas las violencias, discordias, inmoralidades y desórdenes de que se culpa a los pueblos hispanoamericanos.(Altenberg 2020)

Un análisis de los antecedentes de este enfoque, por más somero que sea, demuestra que Patria, además de ser un soldado confeso de la lucha por la emancipación de Cuba y defensor de las buenas causas en América y en el mundo, constituye valioso promotor de la cultura y valores de los pueblos de Iberoamérica, subvalorados y vilipendiados por la nueva potencia imperialista.

La sección En Casa

La sección en Casa comienza a publicarse en el segundo número de Patria, el 19 de marzo de 1892, y Martí l escribe por primera vez para el tercer número del periódico correspondiente al 26 de marzo.

Fue durante el primer año de existencia de Patria que la sección En Casa apareció con mayor frecuencia, y pudiera incluso decirse que se publicó con determinada constancia hasta fines de marzo de 1893.

La sección fue un transmisor de aquellos elementos formadores con que Martí quiso destacar y estimular determinadas conductas, aptitudes y posturas. Los artículos de En Casa se referirán a cubanos y puertorriqueños individualizados, a miembros concretos de la emigración antillana en Estados Unidos, o a visitantes de ambos pueblos de paso por alguna de las principales sociedades.(de la Torre Blanco 2020)

La principal función es difundir aquellas posiciones, conductas, actitudes y merecimientos personales que mejor expresen y ejemplifiquen los principios, filiaciones, postulados e ideas que encontramos en innumerables artículos de análisis o de divulgación general del propio Patria.(Ruiz 2019)

Para el Apóstol los objetivos de la sección En Casa eran los siguientes:

  1. Formación de una conciencia de suficiencia nacional mediante el sensible y muy enfático destaque de aquellos rasgos del carácter de cubanos y puertorriqueños que garantizan sus éxitos en los planos social, laboral, cultural e incluso empresarial, y que evidencian la capacidad de ambos pueblos para el gobierno propio.

Muestra de esto es cuando escribe: es mérito que revela la firmeza mental y aptitud de adaptación por donde los pueblos retardados como el nuestro pueden entrar a la vida en condiciones de permanencia con los pueblos maduros.

O cuando menciona cubanos de temple y ancho corazón, cubanos que se echaron al monte diez años, afirma que: De esos hombres se hace un pueblo, aunque hoy lleven un mote en política (…) Y porque tenemos esos hombres puede ser Cuba libre. 

Es constante su labor; y es constante su alabanza de los que, tanto en lo pequeño como en lo mayor, demuestran  poseer los rasgos de carácter que harán viables la obtención y mantenimiento de la independencia y del nuevo ordenamiento republicano.

  • Énfasis en la defensa de los trabajadores y evidencia de la filiación y toma de partido junto a ellos.

La sección En Casaenfatiza en las virtudes de los hijos del trabajo. Un ejemplo lo constituye Carolina Rodríguez, la anciana que gana el jornal de que vive, y las limosnas que acaso ya no puede hacer, en su silla de cuero frente a su barril de despalilladora.

En otro texto expresa: De los tabaqueros, suelen hablar con desdén los que tienen el valor del trabajo, ni el de ganar con sus manos, sea cualquiera la labor, una vida libre y honrada.

En la sección En Casase dejarán sentadas pautas de conducta de particular signo:¡Cuándo más bella nuestra mujer, a no ser que fuese al caer en el sepulcro libre de la guerra, que cuando con los dedos helados del destierro hallo de su tarea para comprar el pan y el carbón; cuando, arrebujada en la manta la noble vejez, va la señora de antes a su barril de despalillar; cuando, mientras el marido que cargó el rifle libertador prepara a los niños para hombres, ayuda con su industria al ejemplo y dicha de la casa desterrada, y al crédito que con la prueba de su virtud gana el país.

Otro ejemplo de los principios que se sientas es el siguiente: Es la verdad que en alguna casa santa, de padre de ocho criaturas, de ancianas enfermas, se quitó de la mesa el pan que se dio a Cuba: si lo olvidase Cuba mañana, Patria tiene manos de justicia que le escribirían el sacrificio en la frente a la madre ¡Ingrata!

  •  Desde estas posiciones tomadas junto a los hombres y mujeres del trabajo, los En Casa realizan una labor de captación de aquellos que en el aparato conceptual de Martí son designados con el nombre genérico de los ricos, y que parecen  haber correspondido a la burguesía industrial y a las capas profesionales afines.

Los En Casa destacarán que Este apellido de Cordero sabe pelear en la guerra hasta que las piernas se le quedan en muñón; y en la paz, en la incompleta paz del extranjero, levantar una industria. ¡Esto son cubanos! De los gruñones, de los descontentos, de los impotentes no hay que sacar modelos. ¡Esto son los modelos!

Esa función asumida por los En Casa se evidencia en el fragmento siguiente de manera particular: Para la paz queremos la guerra. Para el trabajo queremos la república. Martí expresa: De cambiar de alma se trata, no de cambiar de vestido. La opinión de un hombre sobre los métodos, lentos o violentos, de obtener la felicidad del país, no nos importa tanto como su capacidad para aumentar la producción legítima del país, en concordia con sus distintos habitantes; porque el que le aumenta a un país la producción política, sea o no dado a los métodos políticos, ése le aumenta la libertad. Y el mérito de un cubano de Cuba, sea de la guerra pasada o de la venidera: sea por carácter o inclinación menos dado a la guerra que nosotros, u opuesto a ella, sea o no amigo vehemente de nuestros recursos y soluciones, nos enorgullece tanto como el mérito de un cubano de fuera de Cuba.-Este es nuestro modo de decir que ha pasado por New York, en uno de sus viajes, de negocios, el productor cubano, sagaz y cordial. José Pujol.

Estos tres aspectos constituyen las principales muestras de la labor de formación y divulgación, a través de la referencia concreta a cubanos y puertorriqueños individualizados.

También estarán presentes otros temas de la ideología martiana como el antiimperialismo, el latinoamericanismo y notables elementos de lo que hoy caracterizamos como internacionalismo revolucionario.

La sección En Casa es una muestra de frase martiana que dice que la verdad llega más pronto a donde va cuando se dice bellamente.

Los En Casa fueron semillas de una nueva ideología, profundamente revolucionaria y humana, que desde la sencillísima sección hizo esparcir y logró sembrar su venturosa germinación en el largo proceso revolucionario.(Ruiz 2019)

De su concepción de lo que debe ser un órgano de prensa, había dicho poco antes: El periódico es una espada y su empuñadura la razón. Solo deben esgrimirla los buenos, y no ha de ser para el exterminio de los hombres, sino para el triunfo necesario sobre los que se oponen a su libertad y progreso.

Por eso cabe preguntarse hoy¿Qué pensaría Martí de los monopolios de la información, las fake news y la ofensiva del imperialismo y sus vasallos sobre nuestras tierras de América? ¿Qué diría Patria?

Bibliografía empleada en este artículo

  1. Altenberg, T. (2020). Poesías completas de José María Heredia. Edición crítica. Poesías completas de José María Heredia. Edición crítica, Vervuert Verlagsgesellschaft.
  2. de la Torre Blanco, E. d. J. (2020). “José Martí y “La verdad sobre los Estados Unidos”.” Varona. Revista Científico Metodológica(70): 37-41.
  3. Montaner, C. A. (1983). Cuba: claves para una conciencia en crisis, Playor.
  4. Ratuschny, A. (2018). “El periódico Patria como mediación revolucionaria en el proceso de Independencia en Cuba.”
  5. Ruiz, A. J. (2019). “Guillermo Manuel Eduardo Tomás Bouffartigue, un cienfueguero en pro de la cultura patria.” Revista de la Biblioteca Nacional José Martí(2): 117-137.

1 comentario en “Periódico Patria: un ejemplo de periodismo para todos los tiempos

  • Muy interesante este acercamiento a Patria y a la obra de Martí por Cuba. Ojalá más lectores se aproximen a su lectura, motivados por este profundo trabajo.

Responder a Giselle Méndez Hdez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *