Marx, el gigante de Tréveris

El 5 de mayo de 1818 nació, en la Prusia Renana, actual territorio de la República Federal de Alemania, Carlos Marx, en una familia acomodada y culta.

Han transcurrido 203 años y aún se recuerda la fecha, por la honda huella que dejó, el intelectual, entre sus contemporáneos; y el aporte que realizó al desarrollo futuro de la humanidad. Sus ideas inspiraron a revolucionarios de todo el mundo. Su teoría constituye una extraordinaria contribución a la emancipación social, a la libertad, a la dignidad humana. En esto último compartió mérito con otros pensadores; pero se distinguió de ellos porque buscó, en la sociedad, las causas y los mecanismos que contribuyeran a la materialización de tales ideas.


En la despedida del duelo, en 1883, Federico Engels señaló:

Marx era, ante todo, un revolucionario. Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, contribuir a la emancipación del proletariado moderno, a quien él había infundido por primera vez la conciencia de su propia situación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones de su emancipación: tal era la verdadera misión de su vida. La lucha era su elemento. Y luchó con una pasión, una tenacidad y un éxito como pocos.

Abundante fue su producción teórica, orientada a esclarecer puntos de vista, orientar al movimiento obrero, combatir las corrientes ideológicas reaccionarias. Importantes contribuciones aparecen también en su epistolario. Activamente participó en la actividad revolucionaria, como miembro de la Liga de los Justos y en la Asociación Internacional de los Trabajadores.

La teoría de Marx se difundió por todo el mundo de su época, en particular entre los trabajadores, donde encontró destacados seguidores. Millones de personas han abrazado sus ideas y dado hasta su vida por ellas, en todos los continentes.

El marxismo inspiró la Gran Revolución de Octubre y la construcción del socialismo en Rusia y acompañó el surgimiento y desarrollo del sistema socialista mundial. En consecuencia, sufrió los más severos cuestionamientos, cuando se produjo el derrumbe del modelo eurosoviético de socialismo. Los enemigos del marxismo aprovecharon para sepultar definitivamente las ideas de Marx, proclamando el fin de las ideologías, ridiculizando toda postura cuestionadora del liberalismo y el neoliberalismo. Pero la llamada crisis del marxismo tampoco acabó con el legado de Marx.

Las relaciones sociales en el mundo del siglo XXI muestran la rigurosidad y actualidad de los principales planteamientos de Marx, acerca de las crisis en el capitalismo, el papel depredador del Capital, su crecimiento ininterrumpido y la amenaza que se deriva de su existencia para el género humano.

En realidad hay ideas que el tiempo ha retirado del orden del día, sin embargo el marxismo conserva su capacidad revolucionadora. La construcción del socialismo se mantiene en la agenda política de naciones como China, Vietnam, Corea del Norte, Lao y Cuba. Se difunde la concepción del socialismo del siglo XXI en pueblos de América Latina.

Por otra parte, el marxismo tiene presencia en el mundo académico; destacadas editoriales de países del Primer Mundo imprimen y difunden sus obras, donde aún pueden encontrarse soluciones a problemas del capitalismo de hoy; prestigiosas universidades enseñan la teoría de Marx.

La revolución cubana de 1959 encontró en el marxismo una imprescindible orientación ideológica. El Partido Comunista de Cuba ha definido una política para la difusión del marxismo en todo el sistema nacional de enseñanza, desde las Tesis y Resoluciones aprobadas en el Primer Congreso. Hoy se ratifica, en el preámbulo de la vigente Constitución de la República de Cuba aprobada en 2019, donde se señala: “…guiados por (…) las ideas de emancipación social de Marx…”.

En la Revolución cubana, en los países progresistas, en los pueblos dignos, en las mayorías explotadas del mundo siguen encontrando partidarios, las ideas de Marx, el gigante de Tréveris. Su teoría sigue siendo insuperable para guiar la transformación radical de la sociedad capitalista actual.

1 comentario en “Marx, el gigante de Tréveris

  • Marx tiene mucho que decir todavía. Felicidades a los profesores de Marxismo de la Universidad de Oriente y de todo el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *