Dr.C. Olga Portuondo: coherente y comprometida con la Historia

La Dra.C Olga Portuondo fue elegida recientemente como Miembro Honorífico de la Academia de Ciencias de Cuba. Lleva muchos años dilucidando sucesos relacionados con la religiosidad, la identidad y la historia de nuestro país, específicamente de Santiago de Cuba. Llego a su casa un sábado en la mañana, me recibe de manera afable y me invita a sentarme, a casi 3 metros de distancia.


–No me acordaba de esta entrevista, mi secretaria fue quien me lo recordó- dijo la Dra.C Olga Portuondo, de forma natural y lista para enfrentar, quizás, una avalancha de preguntas, algo que no pretendía.
Solo busqué aclarar algunas dudas y aprender de esta investigadora que, con 77 años, está inmersa en varios proyectos de libros.

Aunque ama la Historia de Cuba y la universal, confiesa que esta pasión no fue despertada desde el seno familiar.


“No hay nadie historiador en mi familia. Desde chiquita sí era amante de la lectura. Leí El Tesoro de la juventud, que tenía temas de historia, literatura y me encantaba. En el colegio privado Juan Bautista Sagarra, hice el bachillerato, allí se realizaban las conmemoraciones históricas. Pero pensé incluso estudiar Filosofía y Letras, a pesar de tener mejores notas en las asignaturas técnicas con respecto a las letras. Cuando voy a la universidad matriculo Historia, luego del Triunfo de la Revolución, y no me arrepiento. Fui muy disciplinada, disfruté la carrera y tuve profesores muy buenos entre ellos el profesor Francisco Prat Puig y Andrés Navarrete. Me permitieron analizar los hechos sin caer en la simple descripción.

Al graduarme ejercí como profesora de la Universidad de Oriente para impartir Historia de la Antigüedad. Luego empecé a estudiar la Historia de Cuba, y me percaté de grandes vacíos, sobre todo en lo referente a la región Oriental. Me hacía preguntas que no encontraba respuestas en los libros. Por eso indagué acerca de varios temas entre ellos referente a los independientes de color, y comenzó a fascinarme la investigación histórica. Vi que había un gran vacío en los siglos XVI, XVII, y XVIII. Entonces escribí el libro acerca de la Virgen de la Caridad del Cobre, para dar explicaciones, porque me fue muy útil buscar los orígenes del culto, y explicar por qué ese proceso no es solo de las clases y de las élites, sino que es un concepto de identidad en el seno popular.


Hechos silenciados o poco estudiados


“Tuvimos 3 siglos de la esclavitud, y una de las grandes secuelas es el racismo. Hay una cuestión de conveniencia política en las postrimerías de la guerra de independencia, que lleva a apartar a mulatos, negros y blancos pobres, con un estallido en 1912. Aunque ese partido surge en el Occidente, las acciones acontecen en el Oriente cubano. Rolando Rodríguez en su libro acerca de los Independientes de color, manifestó que estos partidarios habían pedido ayuda a los yanquis, algo cierto. Quedó en la conciencia de las personas a principios del siglo XX, ese sentimiento de dependencia.

Después del 98, muchas personas guardaron muchas frustraciones y la población negra estuvo muy defraudada. Hubo líderes de los independientes de color que realizaron propagandas hasta cierto punto racista. Luego trató de echársele tierra y hubo un armisticio general para limar ese problema, pero no se logró resolver”.


Blanco, negro o mezcla de visiones


“La historia se ha contado desde los blancos, los principios básicos, esos parámetros que guían a la sociedad, y a la interpretación de la historia, es la de los blancos, por eso insisto en hacer una nueva historia coherente con el nuevo contexto. Aunque hay fundamentos que, sobre todo en la educación, son difíciles de cambiar”.


¿Cómo lograr cambiar la historia a veces plana que se da en las escuelas?


“Hay que ir a los archivos, indagar de manera profunda. A veces se mantienen criterios muy positivistas en la investigación histórica. Con el marxismo se han desarrollado criterios de teoría histórica contemporáneos, que lleva a buscar en la cotidianidad los temas cruciales para el hombre”.

Comunicar la historia


“Es difícil, porque el nivel de información es limitado. Si en primaria o en secundaria no se enseña una historia profunda, será más complejo transmitir por radio o televisón esos conocimientos. No hay motivación para que el individuo preste atención, muchas clases o conferencias se convierten en teque. Eso puede provocar indiferencia al tema histórico”.


Enseñanza de la historia


“Soy miembro de la Academia de la Historia y había comisiones dónde se debatía cómo mejorar esta situación. Para ser profesor de Historia de Cuba no solo se trata de profundizar en el conocimiento, sino también tener sentimientos patrios cuando se brinda ese conocimiento”.


Nuevos proyectos


“Estoy escribiendo un trabajo acerca de 1898; además podemos citar la Historia de Santiago de Cuba, otro acerca de la historia tecnológica y la esclavitud en las minas del Cobre, y un libro acerca de Manuel de Zequeira Arango”.


La Dra.C Olga Portuondo saborea los hechos históricos como quien toma un vaso de agua, o un delicioso dulce. Cuántas horas de investigación, de misterios desentrañados gracias a archivos, materiales de antiquísima data. Ese es el mundo en el que se sumerge la profesora Olga, al que debe volver. Por eso me pide terminar una entrevista de casi una hora.

Apago mi aparato tecnológico y me despido satisfecho de tener un tesoro en mis manos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *