Ponerle el ojo a los jóvenes recién graduados

Por: Yuniel Labacena Romero


Investigaciones realizadas en el país indican que la atención a quienes llegan por vez primera al mundo laboral no puede ser una cuestión a postergarse, aun en tiempos de pandemia

Quienes se inician hoy en la vida laboral lo hacen en condiciones de carencias materiales y cambios en el tradicional funcionamiento de las instituciones.

Las consecuencias de la pandemia. Miedos, incertidumbre o preocupaciones son algunas de ellas; pero esos efectos han tenido un fuerte impacto en los jóvenes. No solo en su desempeño en la escuela, la familia y la comunidad, sino también al descubrir el primer empleo.

Ese conflicto lo reveló el reportaje “Comenzar en el mundo laboral con el pie derecho”, en el que se indagó entre los recién graduados sobre sus primeras experiencias laborales en este contexto de hoy. Para dar continuidad al tema, Juventud Rebelde fue en busca de las respuestas que ha obtenido la ciencia.

Así se dialogó con la máster María Josefa Luis Luis, investigadora auxiliar del Centro de Estudios Sobre la Juventud (CESJ), quien ratifica que la inserción de los recién graduados en medio del contexto pandémico y económico que vivimos se ha hecho más difícil y compleja.

En el caso específico de los graduados del curso 2019-2020, ellos están afectados por un accidentado proceso de culminación de sus estudios debido a las interrupciones docentes originadas por el coronavirus. Toda esta situación incidió en el esquema concebido para su inserción en la vida laboral.

Ahora bien, si de algo estamos claros es que las consecuencias del nuevo coronavirus resultarán más complejas para las venideras graduaciones, debido a las alteraciones en el cumplimiento de los programas de estudio. Esas situaciones pueden conducir a vacíos de información que impondrá retos a los propios jóvenes y a las entidades que los reciben en materia de preparación para el cumplimiento de sus funciones laborales.

No obstante, la también coordinadora nacional de la Red de Investigadores sobre Juventud apunta que no podemos olvidar que a partir de este año en Cuba se ha implementado la Tarea Ordenamiento, cuya reforma salarial puede constituir un estímulo para la inserción de los jóvenes en el sector estatal.

—Mucho se ha hablado de la importancia de que el primer empleo tenga el éxito deseado en la vida del joven; pero, ¿cómo lograrlo ahora en medio del escenario que estamos viviendo?

Quienes se inician hoy en la vida laboral lo hacen en condiciones de carencias materiales y cambios en el tradicional funcionamiento de las instituciones. Aun así, la inserción de los recién graduados debe constituir una prioridad, incluso superior a los tiempos de normalidad. Esto no es una cuestión a postergar a la espera de un mejor momento.

Ellos tienen que sentirse orientados y controlados, más si lo hacen desde el régimen a distancia o teletrabajo, ya que debe adquirir habilidades para desempeñarse bien, incluyendo la disciplina, la planificación de su tiempo y el establecimiento de prioridades y, sobre todo, deben tener claridad de a quién puede contactar para transmitir sus preocupaciones.

—La socialización no deja de ser clave en toda esta etapa de preparación y aprendizaje…

El grado de dificultad dependerá mucho de las condiciones en que se encuentre trabajando la entidad y su capacidad para buscar alternativas que propicien la mayor socialización posible sin poner en riesgo a los trabajadores. Por eso, apelamos a que las estrategias sean institucionales, pues no es posible aplicar recetas universales.

De cualquier manera, hay varios elementos que debemos tener en consideración en este sentido: los estudios relacionados con los intereses laborales de los jóvenes dan cuenta de que una de las razones que hacen a las entidades estatales atractivas para ellos es la manera en que pueden socializar. El distanciamiento social y físico que impone la pandemia limita ese proceso; pero los jóvenes lo requieren.

Es necesario potenciar lo que pueda contribuir a satisfacer esa demanda: mantener canales de intercambio sistemáticos sobre aspectos concretos del trabajo, opciones de superación, eventos, acontecimientos nacionales e internacionales, culturales, asuntos de la vida cotidiana… mediante el uso de las tecnologías en diferentes plataformas.

Hay múltiples experiencias con grupos de Whatsapp y otras redes sociales que prácticamente mantienen ese contacto diario. Otro elemento es que en cada encuentro presencial de los trabajadores, observando las medidas de rigor, se debe intencionar alguna acción que impacte favorablemente en la adquisición de la cultura del trabajo y en el sentido de pertenencia hacia la institución.

—¿Por qué son tan esenciales la orientación vocacional, la formación y las oportunidades de crecimiento que el centro brinde al recién llegado?

Aunque las simientes de la formación vocacional se forjan en la familia y la escuela, ese proceso no concluye en la etapa prelaboral. Como parte de la socialización para el trabajo, se desarrollan los gustos, intereses y aspiraciones; sin embargo, está demostrado que todo esto ocurre fuera del ambiente laboral.

Un adecuado tratamiento es esencial porque el joven lo necesita para cumplir su rol de trabajador; pero también porque la superación y el crecimiento profesional todavía se mantienen como una de las principales aspiraciones para la mayoría de los jóvenes cubanos. La posibilidad de cumplir esas aspiraciones reforzaría el deseo de permanecer en la entidad donde fue ubicado.

—¿Qué desafíos tienen hoy en Cuba los recién graduados?

Lograr adaptarse a la vida laboral y asumir los roles que les corresponden en las condiciones adversas impuestas por la pandemia. Para los que se insertan en un régimen de trabajo a distancia o teletrabajo, es un desafío iniciarse con una relativa, pero elevada independencia, que lo obliga a la autodisciplina y el autocontrol, a aprender a planificar su tiempo, a establecer límites, a determinar prioridades, y a dar resultados según las exigencias de la institución y de los equipos de trabajo donde sea insertado.

—Desde sus investigaciones, ¿cree que en los tiempos actuales los jóvenes han revalorizado el papel del trabajo?

La formación del concepto de trabajo en los jóvenes está determinada por múltiples factores. Indagaciones del CESJ dan cuenta de la influencia decisiva de la familia en las primeras ideas que incorporan sobre el trabajo. También la escuela ayuda en la configuración de este concepto e influye la sociedad en su conjunto.

No podemos hablar de un concepto homogéneo. Las juventudes son muy diversas y el sistema de influencias también. Sin embargo, hay concepciones predominantes asociadas a la posibilidad de satisfacer las necesidades personales y familiares, la superación, el desarrollo profesional y su aporte a la sociedad.

La revalorización del trabajo como medio de vida, en mi opinión, es un concepto predominante en las juventudes cubanas; incluso antes de los últimos cambios promovidos en el país y aun cuando existe un segmento que apuesta por la “vida fácil”, al margen del trabajo honrado, para satisfacer las necesidades materiales.

El reclamo de muchos jóvenes ha estado dirigido a que los ingresos percibidos por su trabajo permitieran satisfacer un conjunto de necesidades propias de esta etapa de la vida, relacionadas con la conformación de su propia familia, la recreación y el consumo de objetos personales y la tecnología.

La Tarea Ordenamiento podría impulsar la necesidad de trabajar para vivir dignamente en nuestra sociedad. Las estadísticas publicadas por el Ministerio de Trabajo evidencian que los jóvenes son una cifra nada despreciable dentro de las personas que han aceptado propuestas laborales en los últimos meses.

Aun cuando no hemos hecho estudios nuevos, creemos que la reforma salarial y las medidas para perfeccionar el sistema empresarial deben elevar la satisfacción laboral de los jóvenes a partir de la posibilidad de elevar los ingresos por el trabajo realizado; esto conduciría a que el salario constituya un verdadero estímulo para trabajar y coadyuvaría a una mayor permanencia en el empleo.

Tomado de Juventud Rebelde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *