Es momento de no flaquear: sí o sí, por la vida

Estoy convencido de que un año atrás, cuando apenas aparecían los primeros casos de Covid-19 en el mundo y en Cuba, ni por la mente nos pasaba que 15 meses después la situación epidemiológica se agravaría.

Es cierto que Cuba tiene la sociedad civil mejor organizada del mundo, ya que cuenta con estructuras que agrupan en torno a la defensa de la Revolución a niños, adolescentes, jóvenes, mujeres, profesionales, intelectuales y artistas, obreros, campesinos y vecinos. Esa cohesión, cuando se utiliza con inteligencia, puede generar soluciones insospechadas. Se trata del pueblo unido, y eso no es una consigna desgastada: es una fortaleza que estamos lejos de saber aprovechar, en esta batalla por la salud y por la vida.

Pero estamos viviendo momentos muy difíciles por los desafíos que impone una pandemia tan mortal como lo es la Covid-19. Añadido a esto está recrudecida la hostilidad del gobierno de los Estados Unidos hacia nuestro país, que, sin lugar a dudas, dificulta aún más la vida de todos los cubanos.

En situaciones excepcionales emerge lo peor del ser humano, pero también lo mejor … algo está fallando ¿qué está pasando? me pregunto ¿No nos damos cuenta de que esto no es un juego, de que el virus está entre nosotros y que mata por muy crudo que suene? ¿ es irresponsabilidad, falta de mando, de dirección o qué? ¿por qué lo estamos permitiendo? espero reflexionen todos conmigo.

Ante esta compleja situación, el Grupo Temporal de Trabajo para el Enfrentamiento a la pandemia en Santiago de Cuba, ha decidido actualizar el plan de medidas de la provincia, a partir de que los nueve municipios se decretaron en Fase de Transmisión Comunitaria en esta etapa. Entre las medidas adoptadas resaltan:

_El uso obligatorio y permanente del nasobuco en todos los centros de trabajo y espacios públicos.

_Se prohíbe la entrada a los centros laborales con síntomas respiratorios.

_Se exige el distanciamiento social en todas las actividades.

_Reducir la movilidad de personas en todo el territorio.

_Lograr la efectividad en los protocolos concebidos por el Ministerio de Salud Pública.

_Lograr una mejor distribución de los alimentos a la población para evitar la aglomeración.

A estas medidas, creo que es primordial, y OJO! llamo la atención a todas las personas que, por negligencia, desconocimiento o temor, no se hayan vacunado: acuda a su policlínico, vacúnese!
Recuerde: su salud está en sus manos! Cuídese y cuide a su familia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *