Covid-19: una pandemia con garras

Ya es bastante difícil que algún amigo, familiar, conocido o vecino, no haya sido sospechoso o positivo a la COVID-19. Esta lamentable situación indica un riesgo muy elevado a nuestro alrededor.

Lo real es que duele mucho escuchar la cantidad de muertos e infectados diarios. Duele porque tanto el personal de la salud y de otros sectores, llevan una lucha incansable contra una pandemia ensañada con el mundo. Sin embargo, los casos aumentan por jornada y las causas son disímiles.


En realidad la causa que más preocupa es la denominada por los psicólogos como “fatiga pandémica”. Durante más de 16 meses hemos vivido entre restricciones, conferencias de prensa, ingresados y carencias. Aunque sea más cruda la situación, es necesario que la percepción del peligro no decaiga. Y en la “fatiga pandémica” esa es una consecuencia lamentable.


Pensemos, por ejemplo, en quienes están en zona roja tratando de alegrarles y salvarles la vida a pacientes positivos a la Covid-19; o en quienes en centros de aislamiento no duermen para mantener la higiene de dormitorios o baños. Pensemos en esa familia que añora, como nosotros, estar en casa y una terrible enfermedad lo impide.


Desafortunadamente hay quienes concientizan el peligro de este virus luego de ser afectados. Lo adecuado es prever antes de ser infectado. ¿Por qué, si tenemos el privilegio de la vida, no la preservamos?¿Por qué no somos responsables y nos cuidamos según las normas sanitarias? Las cifras de contagiados diarios no son alentadoras.


La realidad impone ser estrictos, tanto en casa como en la calle, con el uso del nasobuco, y de los desinfectantes de manos. También, incorporemos como hábito el distanciamiento social, y la premisa de que si no nos cuidamos nosotros y nuestra familia, podemos ser positivos a la COVID-19.


Hagamos lo que nos toca. Ya no es un llamado a la conciencia social, es más bien una obligación como seres humanos, para salir ilesos de las garras de esta pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *