Protegernos es el mejor antídoto

La cantidad de personas infectadas con Covid-19 en nuestro país aún sigue con índices elevados. Resulta lamentable que la transmisión se continúe incrementando.


En la comparecencia que ofrece diariamente el Dr.C Francisco Durán García, Director de Higiene y Epidemiología del MINSAP, se manifiesta que la mayoría de los contagiados adquieren el virus en las calles. Esto demuestra que no se cumplen estrictamente las medidas establecidas por las autoridades sanitarias.


Se ha reiterado el hecho de que no solo los profesionales de salud pública puede luchar con la pandemia; debe ser un esfuerzo multitudinario. Incluimos a las organizaciones de masas, instituciones estatales o privadas. La autoprotección va más allá de lavarse las manos o andar con desinfectante y nasobuco permanente. También implica no salir a la calle si no es necesario.


Si bien es cierto que hay quienes deben garantizar alimentos y realizar gestiones importantes, no es prudente que jóvenes permanezcan en los parques sin protección. De hecho deben estar en casa para no estar expuestos a un virus que no tiene rostro, pero deja muertes y dolorosas secuelas.


Hace unos días dialogué con una paciente convaleciente de COVID-19. Ella reconoció el esfuerzo de los médicos y del personal de salud que la atendió. Hay quienes toman conciencia del contexto actual cuando una persona querida se enferma o muere. Por lo que me pregunto. ¿Hay que llegar a ese punto?¿Por qué no somos responsables, nos cuidamos y cuidamos a nuestra familia? Vacunarse es una gran ayuda para evitar la letalidad. No obstante, protegerse y no exponerse puede ser un buen antídoto.


Salga a la calle solo si es necesario. Cuando lo haga, no se siente en parques y evite hacer visitas. Cuidémonos todos…. bien vale la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *