Cambiar fórmulas de lo presencial a lo virtual para vencer la COVID-19

El efecto negativo inmediato ejercido por los embates de la pandemia de COVID-19, para los estudiantes de la Educación Superior, según el informe del Instituto Internacional de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), fue el cierre temporal de las instituciones y el cese de las actividades presenciales. Sin embargo, con las posibilidades que brinda la era digital, las clases pudieron trasladarse hacia ese entorno.


En un contexto en el que las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC’s) han cobrado tanto protagonismo, la alfabetización a estudiantes y profesores en cuanto a ellas, es imprescindible. Ante esta realidad, los diferentes Centros de Educación Superior (CES) en Cuba, adoptaron varias iniciativas desde escenarios digitales para continuar los cursos.


Por ejemplo, en la Universidad de Oriente se creó la plataforma: Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), para facilitar la continuación de las actividades educativas. Pero, ¿cómo ha sido el proceso a lo largo de estos meses?
Para conocer cuál ha sido el impacto del EVA, conversamos con el Jefe de Departamento de Desarrollo de Software y Tecnologías y Webmaster, de la Dirección de Informatización de la Universidad de Oriente, Manuel Adrian Rivas Vega.

¿Cuáles han sido los principales resultados alcanzados con la plataforma EVA?

La creación de la plataforma ha sido de beneficio para estudiantes y profesores. En cuanto al uso de la plataforma hemos detectado que no se están explotando las potencialidades de la plataforma, al máximo, por parte de los profesores y los alumnos.

¿Cuáles son las principales estadísticas del uso del EVA, desde que se puso en funcionamiento?

Te detallo que, se han creado: 5 402 aulas desde 2016 hasta el día de hoy. La cifra más alta de visitas al sitio: 902 708 de usuarios en la fecha el 31 de marzo 2021. La más baja: 18 542 usuarios el 31 de diciembre de 2020.

¿Cuáles son las dificultades que han enfrentado?

Las principales dificultades que se han presentado están asociadas al no respaldo del grupo electrónico (falta de baterías) que provocaban las caídas de los servidores y de los servicios, elemento ya solucionado desde el mes pasado; también el colapso de los servidores por las cantidades de peticiones, se agotó en un momento el almacenamiento de los medios que se suben al servidor. En cada caso hemos tratado de solucionar el problema lo más rápido posible.

Algunos estudiantes comentan no saber cómo acceder o cuando acceden es muy lento el programa. ¿A qué se debe esto?

La estabilidad del sistema ha sido bastante aceptable, a pesar de algunos momentos de lentitud en el sistema. En cuanto a la preparación del claustro docente, el departamento de Desarrollo de Software y Tecnología ha impartido curso a todas las facultades de la UO y a los departamentos que han solicitado el servicio. Terminando los cursos con el montaje de sus aulas virtuales.

¿Qué comentarios reciben por parte de los estudiantes?

Lentitud a la hora de acceder a la plataforma y la caída del servicio por los elementos mencionados anteriormente.

¿Cómo han solucionado las problemáticas?

Se priorizó el aumento en la capacidad de memoria y cpu al servidor del EVA; de igual modo se le aumentó el almacenamiento al servidor. En el diseño se optimizaron las imágenes de portada para mejorar la rapidez de carga del sitio desde los celulares, accesos remotos y nauta hogar.

Es lógico que, al ser una herramienta novedosa para el estudiantado y los profesores, surjan dificultades para comprender el funcionamiento de la plataforma, más allá de algunas limitaciones que pueda presentar el EVA a nivel tecnológico. Lo más importantes es que se ha aprovechado este escenario para continuar con las clases y mantener el vínculo entre profesores y estudiantes.

También desempeña un papel importante el posicionamiento de la Institución en las redes sociales, lo que garantiza la comunicación e información a los integrantes de la comunidad universitaria. Los grupos de WhatsApp ayudaron en el intercambio directo entre profesores y alumnos.

Reuniones, eventos, congresos, discusiones de tesis, torneos internacionales, talleres, etc, se lograron materializar gracias a las tecnologías. Cabe destacar que la Universidad de Oriente cuenta con los recursos materiales y humanos para avanzar en el desarrollo de la informatización.

Solo queda cambiar fórmulas de lo presencial a lo virtual, y promover el uso de esas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones; este es uno de los retos del proceso de enseñanza-aprendizaje en Cuba. Con la integración de diferentes áreas del conocimiento vinculadas al proceso educativo, se pueden mejorar las alternativas para enfrentar los nuevos escenarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *