Te pienso Che…

Por: Ms.C. Ángel Taboada Salmerón

Te pienso, Che, como te pensó Alberti…


No te vi más hasta que supe un día que eras la luz ensangrentada, el norte, esa estrella que hay que mirar a cada instante para saber en dónde nos hallamos.

Te pienso, Che, como te pensó Juan Pablo Chang:


Pudiste haber muerto en el cine o en la tranquilidad de la lluvia como cualquiera de nosotros: Pensando en las musarañas en Carlitos Gardel o en el cabro de Borges.

Te pienso, Che, como te pensó Benedetti:


Sin embargo los ojos incerrables del Che miran como si no pudieran no mirar asombrados tal vez de que el mundo no entienda que treinta años después sigue bregando dulce y tenaz por la dicha del hombre.

Te pienso, Che, como te pensó José “Pepe” Alanis:


Y cómo hablar del Che olvidando su asma para reivindicarle la sonrisa y el brazo resoluto…

Te pienso, Che, como te pensó Roque Dalton:


El Ché Jesucristo fue hecho prisionero después de concluir su sermón en la montaña (con fondo de tableteo de ametralladoras) por rangers bolivianos y judíos comandados por jefes yankees-romanos.

Te pienso, Che, como te pensó Julio Cortázar:


Yo tuve un hermano. No nos vinos nunca pero no importaba. Yo tuve un hermano que iba por los montes mientras yo dormía.

Te pienso, Che, como te pensó Guillén:


Como tributo de cubano a ese argentino heroico, lleno de fe en el pueblo, en todos los pueblos, que hubiera podido ser capitán de la vanguardia de Maceo en Peralejo, o uno aquellos hombres de acero con que el General San Martín cruzó Los Andes.

Te pienso, Che, como te pensó Juan Gelman:


Soy de un país donde se llora por el Che o en todo caso se canta por el Che.

Te pienso, Che, como te pensó Neruda:


La selva amarga se tragó los movimientos, los caminos, y donde pasaron los pies de la milicia exterminada hoy las lianas aconsejaron una voz verde de raíces y el ciervo salvaje volvió al follaje sin estampidos.

Te pienso, Che, como te pensó Eliseo Diego:


No fuiste nunca sino el fuego, sino la luz, el aire, sino la libertad americana. Soplando donde quiere, donde nunca jamás se lo imaginan, Che Guevara.

Te pienso, Che, como te pensó Silvio:


Dijo Guevara el hermoso, viendo al África llorar: en el imperio mañoso nunca se debe confiar.

Te pienso, Che, como te pensó Gerardo Alfonso:


Fue una estrella que te puso aquí y te hizo de este pueblo. De gratitud nacieron muchos hombres que igual que tú…

Te pienso, Che, como te pensó Carlos Puebla:


Seguiremos adelante como junto a ti seguimos, y con Fidel te decimos: ¡Hasta siempre Comandante!

2 comentarios en “Te pienso Che…

  • EJEMPLO DE HOMBRE, DE REVOLUCIONARIO, DE INTERNACIONALISTA. NUESTRO ETERNO GUERRILLERO, NUESTRO CHÉ, SIEMPRE PRESENTE EN CUBA Y EL MUNDO

  • Te pienso, Che, como te pensaron ellos, porque eres luz y esperanza, porque desafías la inercia de la injusticia y la explotación de los hombres y porque con tu ejemplo cimientas el camino hacia un mundo mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *