Cumpleaños 74 la Universidad de Oriente: sapiencia y renovación

Un año y medio de “reacomodos”, de sanaciones, coronan jornadas interminables. Acciones surgidas por las difíciles circunstancias de una pandemia que, por todas partes, nos han definido.


Ahora, cuando intentas renovar el maquillaje, nosotros que convivimos entre tus paredes, estamos gozosos de disfrutar de esa nueva versión de lo que representas. Cuando cumples, de manera atípica, 74 años de tu fundación, Universidad de Oriente, se evidencia que intensos días, pusieron a prueba tu sobrada capacidad de resistencia; la capacidad de los estudiantes, profesores y trabajadores de esta Institución académica.


Jóvenes deseosos de dar clases y conquistar el mundo, replantearon sus rutinas diarias. Al llamado de incorporarse a los centros de aislamiento creados en las sedes Maceo y Mella, esos bisoños amantes del conocimiento, se desdoblaron en disímiles actividades solidarias para orgullo de padres, maestros y pacientes.
No ha habido horarios ni tareas imposibles para quienes, por vocación altruista, levantan conciencias y ponen el amor al prójimo por encima de cualquier tentación.


Y es que el amor derriba obstáculos y tiende puentes hacia la salvación del alma humana. Y todo ese espíritu se fortalece gracias a esta Mambisa Universidad, gracias a las jornadas de clases, de investigación y de aproximación artística.


La Universidad puede sentirse orgullosa de sus hijos. Han logrado devolver sonrisas, juntar manos, enternecer corazones.


Y créanme, mucho tiene que ver el ejemplo de los profesores; además de la magia inoculada en las edificaciones de más de medio siglo de existencia, en muchos casos.


No sería descabellado pensar en todo lo que podemos realizar para mantener nuestra universidad viva, y, de esta forma, lograr que tanta sapiencia de sus egresados y alumnos de hoy, continúe redescubriendo nuevos caminos para crecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *