Camilo, la lealtad como principio

Por: Ms. C. Angel Taboada Salmerón


En los días fundacionales de la Revolución durante un memorable discurso, Fidel preguntó a Camilo: “¿Voy bien, Camilo?” La pregunta se justificaba por varias razones: Camilo Cienfuegos y Fidel Castro sostuvieron una amistad entrañable de respeto, cariño y de pulcra confianza, basada en los ideales que los llevaron a empuñar las armas para redimir a un pueblo al que, por casi 57 años de dominación neocolonial, le fueron negados todos sus derechos.


Las estatura revolucionaria de Camilo queda recogida en lo expresado por Fidel:


Camilo era hombre que amaba las tareas difíciles; pudiéramos decir que era un hombre que amaba las dificultades, que sabía enfrentarse a ellas y era capaz de realizar proezas en las más increíbles circunstancias.


Fidel lo ascendió a Comandante, grado que pocos combatientes lograron alcanzar en los días más cruentos de la epopeya guerrillera. Era el premio a su lealtad, su valor a toda prueba, talento militar y dotes de jefe. En una carta dirigida al líder de la Revolución, expresó:


Gracias por darme la oportunidad de servir más a esta dignísima causa por la cual siempre estaré dispuesto a dar la vida. Gracias por darme la oportunidad de ser más útil a nuestra sufrida Patria. Más fácil me será dejar de respirar que dejar de ser fiel a su confianza.


Sus excepcionales virtudes fueron siempre exaltadas por Fidel, lo que le valió la asignación de misiones de envergadura. Apeló a él cuando la traición puso en peligro a la Patria ante la situación creada en Camagüey por Hubert Matos, en octubre de 1959. La misión que le confiara Fidel entonces, demostró el carácter, integridad y lealtad del legendario guerrillero, devenido Comandante del Ejército Rebelde.


El General de Ejército Raúl Castro lo vio de singular manera:


Camilo Cienfuegos no era el héroe de Yaguajay. Era el héroe de todos los lugares por donde pasó. En una reunión (…) lo declaramos el comandante más audaz y más valiente del Ejército Rebelde”. Fue “(…) un fiel exponente del pensamiento avanzado que guiaba el proceso revolucionario cubano, una de las figuras más preclaras desde los tiempos de la lucha armada (…)”.


La evocación a Camilo por su también entrañable amigo, Che Guevara, es siempre recordada:


Lo que a nosotros, los que recordamos a Camilo como una cosa, como un ser vivo, siempre nos atrajo más, fue, lo que también a todo el pueblo de Cuba atrajo; su manera de ser, su carácter, su alegría, su franqueza, su disposición de todos los momentos a ofrecer su vida, a pasar los peligros más grandes con una naturalidad total, con una sencillez completa, sin el más mínimo alarde de valor, de sabiduría, siempre siendo el compañero de todos, a pesar de que ya al terminar la guerra, era, indiscutiblemente, el más brillante de todos los guerrilleros.


Refiriéndose a su ejemplar conducta revolucionaria, el 28 de octubre de 1989 decía Fidel:


Recuerdo que a raíz de su muerte dije una frase: En el pueblo hay muchos Camilo. Camilo salió del pueblo, tuvo la posibilidad de potenciar y desarrollar sus extraordinarias facultades; pero cuando veo a nuestros jóvenes al pie de un torno, al pie de un horno de fundición, cuando los veo en un laboratorio, cuando los veo trabajando 10, 12, 13 y 14 horas, me confirmo más y más en aquella profunda convicción de que en el pueblo hay muchos Camilo.


Hoy se cumplen 62 años de su desaparición física, en circunstancias en que el “vecino poderoso” y sus asalariados se empeñan en hacernos retroceder y destruir la obra revolucionaria, de Camilo y de Fidel. Hoy retomamos las palabras del héroe en su último discurso, como advertencia a aquellos que olvidan que la Patria fue ganada de pie, y que nunca volverá a ser esclava.


Este pueblo cubano no se dejará confundir por las campañas hechas por los enemigos de la Revolución; porque el pueblo de Cuba sabe que por cada traidor que surja, se harán nuevas leyes revolucionarias en favor del pueblo, porque el pueblo cubano sabe que por cada traidor que surja, habrá mil soldados rebeldes que estén dispuestos a morir defendiendo la libertad y la soberanía que conquistó este pueblo.

1 comentario en “Camilo, la lealtad como principio

  • Camilo siempre ha encarnado la figura del pueblo cubano con su fidelidad, compromiso, valentía, camaradería, franqueza, honestidad. En el pueblo siguen habiendo muchos Camilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *