Razonamientos en soberanía

Por: Pedro Manuel Tejera Escull

En todo el mundo las personas emigran. Abandonan la tierra donde nacieron para arriesgarse a sobrevivir en otros contextos. La emigración de cubanos data del siglo XIX, no la provocaron los comunistas. Las personas huyen fundamentalmente del subdesarrollo, de la falta de oportunidades.


El subdesarrollo es una consecuencia del capitalismo. El mundo actual es el mundo del capitalismo y más de la mitad, casi una alarmante mayoría – es subdesarrollado. Cuba es parte del mundo subdesarrollado. El subdesarrollo en Cuba no lo introdujeron los comunistas. Al contrario, son los comunistas, fogueados en la Revolución cubana de 1959, quiénes han luchado denodadamente por sacar a la nación del subdesarrollo y a pesar de la férrea oposición de la nación hegemónica más poderosa del mundo actual. Los comunistas cubanos tienen dos propósitos articulados en sus proyecciones programáticas: consolidar la independencia nacional y avanzar hacia el socialismo.


El mundo está amenazado en su supervivencia futura; pero no son los comunistas los responsables de eso. Los comunistas cubanos en sus proyecciones asocian la nación a toda estrategia, convenio, acción que contribuya a la preservación del ambiente. En la “Tarea vida” se concreta la respuesta de nuestro Estado a las exigencias de cuidado del ambiente. Por tanto, el cuidado del ambiente ocupa un lugar central en la política social del país.


Cuba necesita cambios; pero no son para retornar al capitalismo dependiente. Los cambios en Cuba los acomenten los cubanos dentro de Cuba y la orientación de los cambios es hacia más independencia, no hacia el capitalismo y la consecuente subordinación a los designios del imperio. Porque el imperio aupa, aplaude, estimula abiertamente a todo aquel que, solicitando intervención, pone en peligro la soberanía del país. La independencia está amenazada, en tanto el golpe de los actuales opositores, continuadores de los anteriores, está dirigido a destruir la aspiración de la nación, al socialismo y a sus representantes más destacados – los comunistas, – cuya principal contribución ha sido preservar la independencia, salir del subdesarrollo.


Los comunistas en Cuba han aportado: fe en el futuro, esperanzas de redención social, estabilidad social, paz, equidad social, dignidad humana, libertad, tranquilidad ciudadana, justicia social, todos bienes muy caros de conseguir y mantener, e intangibles por su manifestación. Y todo eso en medio de un férreo bloqueo y una abierta campaña de subversión; así como una guerra económica que entorpece la materialización de la aspiración de satisfacer las necesidades crecientes de la población.

En esferas estratégicas se ha puesto el énfasis principal y ahí están los resultados: en la educación, en la salud, en el deporte, en la cultura, en la ciencia, en la economía. Tal vez sean pocos tales resultados, pero son significativos y meritorios con respecto a la manera en que se han logrado.
Los cubanos inteligentes deben saber donde están las verdaderas amenazas, los peligros, las trampas que acechan a quienes queremos ser independientes y soberanos.


No podemos olvidar jamás aquel refrán que dice “no solo de pan vive el hombre”. Algún precio tenemos que pagar y lo estamos pagando con creces con nuestro “Patria o Muerte”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *