“El destino del megáfono digital”

Por Yodalkis Cabrera González

Sin dudas una de las noticias más cliqueadas del momento es la relacionada con la adquisición del multimillonario sudafricano Elon Musk. El empresario más rico del mundo compró la red social Twitter por la cifra de 44 000 millones de dólares y el mundo desde este lunes supone incierto el destino de esta red social.


Quien es Elon Musk?


Es un empresario, inversor y magnate. Es el fundador, consejero delegado e ingeniero jefe de SpaceX (empresa estadounidense de fabricación aeroespacial y de servicios de transporte espacial con sede en Hawthorne); inversor ángel, CEO y arquitecto de productos de vehículos eléctricos Tesla (compañía automovilísticas más reconocidas del mundo). En 2006, ayudó a crear SolarCity, una empresa de servicios de energía solar que posteriormente fue adquirida por Tesla y se convirtió en Tesla Energy. Posee hoy un patrimonio neto estimado en unos 264,6 miles de millones de dólares en abril de 2022, es la persona más rica del mundo según el índice de multimillonarios de Bloomberg y la lista de multimillonarios en tiempo real de Forbes.


Malos augurios:
El multimillonario no tiene muy buena reputación en el mundo digital por sus mensajes polémicos. Tras conocer la noticia, el diario The New York Time difundió un mensaje aún más pesimista: El Twitter de Elon Musk será un lugar aterrador.


El periodista del Times Greg Bensinger alertó que la junta directiva de Twitter está
conforme con que la empresa sea propiedad de un hombre que usa las redes sociales para atacar a sus críticos, compartir mensajes misóginos y promover el uso de las criptomonedas sin cesar.


Varias han sido las situaciones en los que Musk se ha vuelto protagonista de escándalos. Una historia que desató polémica en torno al multimillonario fueron
sus comentarios sobre el golpe de Estado perpetrado en Bolivia contra el expresidente Evo Morales a finales del 2019, alentado por la administración de
Donald Trump (2017-2021) y sus aliados de la Organización de Estados Americanos (OEA). Los comentarios ocurrieron unos meses después, en julio del 2020, cuando Musk respondió a los cuestionamientos de un usuario, precisamente en Twitter, con la siguiente frase: “los estadounidenses derrocaremos a quien nos dé la gana con tal de obtener el litio usado en los automóviles eléctricos que fabrica Tesla”.


Ante las críticas que recibió por la adquisición, el multimillonario estableció
recientemente otro mensaje en el que definió su gran postura para la red social: “La libertad de expresión es la base de una democracia funcional y Twitter es la plaza pública digital en donde los temas vitales para el futuro de la humanidad son debatidos. También quiero hacer que Twitter sea mejor que nunca”, dijo Musk. “Twitter tiene un potencial tremendo y espero trabajar con la compañía y la
comunidad de usuarios para desbloquearlo”, “Por ‘libertad de expresión’ me refiero simplemente a lo que se ajusta a la ley. Estoy en contra de la censura que va mucho más allá de la ley. Si la gente quiere menos libertad de expresión, le pedirá al gobierno que apruebe leyes a tal efecto. Por lo tanto, ir más allá de la ley es contrario a la voluntad del pueblo”, expresó el nuevo dueño de Twitter.


Ante estas declaraciones sobre cómo es considerada la libertad de expresión del
nuevo dueño de la red social más expresiva del mundo digital, los expertos del mundo entero están a la expectativa de lo que sucederá con Twitter, sus nuevas
políticas y sobre el tratamiento que se le dará a las cuentas suspendidas, especialmente a la del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, quien fue
vetado el 8 de enero de 2021 de la red social por riesgo de incitación a la violencia y que hasta ahora declara: “No vuelvo a Twitter, me quedo en TRUTH”. Aun así analistas políticos del mundo entero prevén un posible regreso del expresidente por causa de las nuevas políticas de la plataforma en cuanto a la libertad de expresión y la moderación de contenidos, sobre todo ante la posibilidad de que el Republicano pueda aspirar a reelegirse como presidente en 2024.


Cambios en la Plataforma:
Musk en apenas 5 días ha prometido mejoras a la plataforma en cuatro pilares en base a la creación de nuevas características: hacer que el algoritmo de Twitter sea de código abierto para mejorar la confianza, derrotar a los bots de spam y
autentificar a todos los usuarios humanos.


Analistas advierten que Twitter podría beneficiarse de algunas mejoras en su servicio, se espera que haga menos estricta la moderación de los contenidos en la plataforma. “Esto no hará de Twitter un mejor lugar, sino uno mucho más tóxico”, adelantó el New York Times y agregó que proliferarán con más fuerzas el troleo racista, el acoso y la desinformación. Todo apunta a que el repentino interés de Musk en Twitter no es ayudar a la libertad de expresión, sino controlar un megáfono gigantesco y utilizarlo en sus propios beneficios.


A pesar de todo lo anterior, no todas las reacciones han sido negativas y ejemplo de ello son las palabras de Jack Dorsey, co-fundador de Twitter, quien planteó esta semana que recuperar a Twitter de Wall Street es “el primer paso correcto” para rescatar a la idea y el servicio original planteado para la red social. “En principio, no creo que nadie deba poseer o administrar Twitter. Quiere ser un bien público a nivel protocolar, no una empresa. Sin embargo, para resolver el problema de que sea una empresa, Elon es la solución singular en la que confío. Confío en su misión de extender la luz de la conciencia”, agregó definiendo a la plataforma como “lo más parecido que tenemos a una conciencia global”. “El objetivo de Elon de crear una plataforma que sea ‘máximamente confiable y ampliamente inclusiva’ es el correcto”, recalcó. ¿Caerá twitter en una caos comunicativo con sus nuevas políticas?, ¿será una estrategia más de Musk para seguir levantando sus empresas y el mundo de las criptomonedas?, ciertamente y hasta hoy, el futuro de Twitter es incierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.