Carlos Marx en nuestro Fidel

Por: Ms. C. Ángel Taboada Salmerón

Se cumplen 204 años del natalicio de Carlos Marx, cuya filosofía revolucionó la interpretación del desarrollo de la historia, pues fue concebida desde coordenadas materialistas y dialécticas. Estas directrices no le resultaron ajenas a Fidel Castro desde su temprana y resuelta actitud militante en defensa de las causas justas.

Cuando por primera vez cayó en mis manos el Manifiesto Comunista, yo estaba totalmente preparado para interpretarlo. Me hizo un tremendo efecto. Leyendo esta obra, yo recibí una explicación teórica de todas aquellas cuestiones que me agitaban y de las soluciones que yo había buscado por mis propios medios ¿Qué pasó? Rápidamente comencé a convertirme en comunista por mis convicciones…

El triunfo revolucionario del primero de enero de 1959 con el liderazgo y magisterio de Fidel Castro, trajo consigo un método singular de interpretación marxista y martiana para la sociedad cubana, atemperada a las condiciones históricas concretas del país, que de manera creativa hoy, a más de 60 años de  identificación socialista, resulta viable en la defensa de nuestro proyecto de nación.

Para rendir homenaje a Carlos Marx, de quien Federico Engels diría: “Su nombre vivirá a través de los siglos, y con él su obra”, en un aniversario de su natalicio, cabe recordar algunas de las ideas que sobre el genial pensador y filósofo pronunció Fidel:

Cuando se haga una evaluación superior de las personalidades de la historia, Lenin, junto con Marx, descollarán entre los hombres, los pensamientos, las inteligencias, las conductas que mayor trascendencia habrán tenido en la historia de la humanidad.

Marx y Lenin constituyen precisamente esas dos personalidades humanas que marcarán el paso de la prehistoria a la historia de la humanidad.
La teoría de Marx nunca fue un esquema: fue una concepción, fue un método, fue una interpretación, fue una ciencia. Y la ciencia se aplica a cada caso concreto. Y no hay dos casos concretos exactamente iguales.

Discurso en la velada conmemorativa del centenario del natalicio de Lenin, el 22 de abril de 1970.

El marxismo y sus aportes a la revolución cubana fueron objeto de profundos análisis y reflexiones de Fidel, entre ellas las del 27 de junio de 1962 en una reunión con los directores de Escuelas de Instrucción Revolucionaria expresó:

Y cuando nosotros hablamos de ciencia política y de ciencia revolucionaria, nos estamos refiriendo a la única ciencia política y a la única ciencia revolucionaria verdadera, que es el marxismo.”

(…) el caudal extraordinario de conocimientos que el marxismo encierra, significa para nosotros una ventaja extraordinaria en esta lucha.

(…) el marxismo no es solo la única verdadera ciencia de la política y de la revolución, sino que desde que el hombre tiene conciencia de sí mismo, es la única interpretación verdadera del proceso de desarrollo de la historia humana.

Pero nosotros no estudiamos marxismo por simple curiosidad filosófica o histórica.  No.  Para nosotros es vital, es fundamental, es decisivo, estudiar marxismo y enseñar marxismo: para la Revolución es vital y es decisivo estudiar marxismo y enseñar marxismo.

La postura arraigada del líder histórico de la Revolución en sus interpretaciones de las tesis marxistas deben llevar hoy más que nunca a la reflexión a todos los revolucionarios. Ejemplo de ello fueron sus palabras  en la Clausura del Congreso Cultural de La Habana en el teatro Chaplin, en 1968  el líder de la Revolución Cubana cuando dijo:

 Tuvo el marxismo geniales pensadores: Carlos Marx, Federico Engels, Lenin, para hablar de sus principales fundadores.  Pero necesita el marxismo desarrollarse, salir de cierto anquilosamiento, interpretar con sentido objetivo y científico las realidades de hoy, comportarse como una fuerza revolucionaria y no como una iglesia seudorrevolucionaria.

La militancia marxista de Fidel, sin desdoro de su profunda identificación con el ideario patriótico, humanista y revolucionario de Martí consolidó una revolución socialista en medio de un mundo caracterizado por la dominación y hegemonía imperialistas. A Fidel debemos como a ningún otro político de su tiempo en este hemisferio haber enriquecido y desarrollado el marxismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.