Saratoga duele

Observatorio Social Universitario

La inmediatez se hizo presente durante y después de la explosión en el Hotel
Saratoga. Los primeros en reportar el incidente fueron los transeúntes que se
encontraban alrededor. El mundo pudo ver en tiempo real lo que acontecía. Todos
los usuarios que se encontraban en línea tenían imágenes en vivo del suceso. La
prensa oficial no tardó en llegar al lugar. Su misión más inmediata era esclarecer y
poner en contexto todo lo ocurrido, ya que paralelamente estaban surgiendo
suposiciones y especulaciones sobre el siniestro, que se daban a conocer en las
redes sociales.
Mientras se movilizaron todas las fuerzas necesarias y disponibles para el rescate
y salvamento, no faltaron quienes vieron en este contexto una oportunidad para, a
través de diferentes plataformas en internet, llamar al pueblo a salir a las calles. Se
escudaron del argumento de que “era el momento indicado”. Sin embargo la
reacción fue inmediata: el pueblo se sumó a las labores de rescate y en cuestión de
pocas horas se comenzó a gestar un movimiento solidario a través de las redes
para donar sangre a las víctimas del siniestro. Muchas fueron las personas que
acudieron a los centros hospitalarios, en su mayoría jóvenes. Las colas fueron
largas, en ese momento se evidenció que el pueblo cubano es solidario y sensible
ante las adversidades.
La llegada de las máximas autoridades del gobierno cubano no se hizo esperar.
Entre ellos se encontraba el presidente de la República, quien a través de los
medios nacionales con su declaración detuvo la propagación de teorías infundadas
sobre las causas de la explosión. Todo el país estaba siguiendo minuto a minuto la
transmisión de la Revista Especial que ofreció la Televisión Nacional como fuente
confiable de información.
A ello también se sumó la cobertura total que ofrecieron el resto de los medios
nacionales y sus reporteros, quienes estuvieron informando a los usuarios de las
redes, sin dejar pasar el más mínimo detalle. Las fotos, videos y publicaciones no
dejaron de ser impactantes en ningún momento. No faltaron las historias de vida de
los familiares de las víctimas y del personal que allí se encontraba laborando.
Muchos de los periodistas que accedieron al lugar de los hechos han sido
reconocidos por parte del pueblo. Su papel fue llevar con profesionalismo y
veracidad la noticia, y hacer frente a todas las suposiciones de quienes fabulaban
historias, conmovidos por las ansias de escuchar la noticia que todos esperaban:
una nueva persona encontrada con vida. En varias ocasiones algunos usuarios
llegaron a publicar notas en las que crearon falsas expectativas a sus seguidores;
errores que fueron enmendados por nuestros periodistas de la mejor manera, sin
lastimar, siempre destacando el lado humano, el altruismo y la solidaridad.
Vale destacar que los medios de comunicación en nuestro país pusieron todo el
empeño para que no faltara la información inmediata; hecho que ha sido reconocido
por todos. Además se debe tener en cuenta que el pueblo, bajo la angustia que
arropaba a Cuba y a todo el que se sensibilizó en el mundo con el hecho, no
abandonó ni un solo momento a los familiares de las víctimas.
A través de algunas publicaciones se constató un estado de opinión negativo ante
la declaración de Duelo Oficial en Cuba, debido a la fecha tardía en la que fue
decretado, a decir de algunas personas. Se criticó en las redes sociales que a través
de los medios nacionales no se emitió ninguna explicación de por qué no se había
establecido. No fue hasta el final de los trabajos de rescate y el hallazgo de la última
víctima que se oficializó el duelo.
Otros usuarios han insistido en la necesidad de dar a conocer el dictamen certificado
por las autoridades pertinentes, en el que se detallen las causas de los hechos,
como ha sucedido en situaciones anteriores.
Estas opiniones negativas han servido de pretexto a los medios alternativos y
youtubers para crear informaciones falsas y lanzarlas sin el menor reparo ante el
momento que vive el país. Bajo sus discursos manidos y teñidos de odio no han
dejado de manejar cada detalle con el fin de intensificar las tensiones entre el
gobierno y el pueblo.
Hoy Cuba lamenta la pérdida de varios hijos. Los mensajes de aliento y apoyo son
infinitos. Las iniciativas han sido reconfortantes: las vigilias, misas y el Duelo
Nacional tan esperado, porque Saratoga duele en el corazón de todos sin distinción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.