Solapas principales

Licenciatura en Comunicación Social

Antecedentes de la profesión

Las primeras experiencias de formación del profesional de la comunicación en Cuba están ligadas al desarrollo de la publicidad en el país, con la creación de la Escuela Profesional de Publicidad en 1954, institución que coexistía con academias privadas dirigidas principalmente al ejercicio práctico de la publicidad, cuyas titulaciones servían de aval para el desempeño laboral en esta esfera.  En ese propio año se crea la Asociación Nacional de Publicitarios y Propagandistas como colegio de los profesionales del sector.

También en el campo de las Relaciones Públicas se lograron avances en el país, como parte de la gestión administrativa en numerosas empresas, lo que dio lugar a la creación de la Asociación Cubana de Ejecutivos de Relaciones Públicas, ACERP.

Con el triunfo revolucionario de 1959, se comenzaría a edificar un proyecto fundamentado sobre valores más elevados de justicia y equidad  social que rápidamente entrarían en antagonismo con las formas de propiedad capitalista existentes y, en el plano ideológico, con la manera de entender el consumo y los distintos modos de propiciarlo.  Así, también los medios masivos serían contemplados dentro del proceso de nacionalizaciones que abarcaba a todos los sectores de la economía del país, con lo cual pasarían al control del Estado bajo formas propias de financiamiento y con un rediseño paulatino de sus formas y contenidos. Consecuentemente, la Escuela  Profesional de Publicidad dejaría de existir en 1960.

Desde entonces y hasta fines de los años 80, existieron diferentes organismos y entidades que, aunque no funcionaron como centros docentes directamente vinculados a la publicidad, sí permitieron que un grupo importante de creativos publicitarios, diseñadores gráficos y fotógrafos actualizaran saberes para mantenerse ejerciendo fundamentalmente en tareas de propaganda, y que otros más jóvenes se sumaran para aprender sobre la praxis misma de su desempeño laboral.  Entre ellas figuran Intercomunicaciones, Estudio de Productos de la Industria Ligera y la Escuela de Diseño Industrial e Informacional, antecedente del actual Instituto Superior de Diseño Industrial. 

La apertura del curso de Periodismo Gráfico en 1987 en la modalidad de curso vespertino nocturno, constituye otro precedente importante de la formación en el campo de la publicidad en tanto allí ya se incorporarían algunas asignaturas vinculadas con esta disciplina. 

A finales de los ochenta se inició en todo el país el proceso de  rectificación enfocado a la búsqueda de mayor productividad y eficiencia,  aplicación de nuevas fórmulas de dirección,  más flexibles y dinámicas  y priorización de la atención al hombre, como elemento clave en los procesos productivos.

La caída del bloque socialista y el recrudecimiento del bloqueo norteamericano, en los años noventa, supuso una nueva etapa para Cuba en la cual  debía insertarse en un nuevo contexto global: había que acudir a otros mercados con los que establecer relaciones comerciales y buscar otras fuentes de ingreso para una economía centralmente planificada que padecía una de las crisis más profundas de su historia. La inversión extranjera, el cuentapropismo, la cooperativización agrícola a partir de entonces convivirían con las formas estatales de propiedad, con lo cual se haría más compleja, sin dudas, la sociedad cubana.

Es en esta  coyuntura que se decide sustituir en 1991 la carrera de Periodismo por la de Comunicación Social así como crear la Facultad de Comunicación. Hasta ese momento la enseñanza privilegiaba la formación de redactores y reporteros para los medios de difusión masiva, perfil que resultó estrecho ante los requerimientos que de manera creciente demandaba la sociedad en áreas tan singulares como la comunicación institucional, la propaganda, las relaciones públicas, la publicidad y en otras tan amplias como la comunicación masiva y la comunitaria.

La creación de la  Asociación Cubana de Publicitarios y Propagandistas de Cuba en 1993, y el desarrollo creciente de cursos de postgrado y maestrías relacionados con estas especialidades, contribuirían también a actualizar los saberes de profesionales que ejercen en las distintas esferas de la comunicación social.

Con el diseño e implementación de un nuevo plan de estudios en el año 2000, esta vez  orientado al perfil de comunicación institucional se establecieron con mayor claridad las particularidades que demanda la formación del comunicador social, con rasgos diferenciadores del perfil periodístico y ello representó un aporte en cuanto al reconocimiento social y la legitimación del ejercicio profesional en este campo.

El desarrollo de la sociedad cubana en los inicios del siglo XXI  demanda la diversificación de los campos de actuación del comunicador social, entre los cuales se destacan como perfiles imprescindible la comunicación en espacios comunitarios en aras de la transformación social;  la gestión de comunicación en espacios mediáticos, cuyo diseño alcanza hoy no sólo el nivel nacional y provincial, sino que integra con especial protagonismo el nivel municipal y local, y finalmente el campo de actuación de la docencia y la investigación, por la importancia que adquieren el ejercicio docente y la investigación  en los momentos actuales.

Jefe de Departamento

Jefe de Carrera

  

 

Contáctenos

Usted puede llamar al: +53 (22) 6011 86 o al +53 53146647

Nuestro correo es  webmaster@uo.edu.cu

 

Boletín de Noticias

Suscríbase y obtenga las últimas actualizaciones, noticias y más ...