“No nos entendemos…”

Como lo hiciera el 15 de marzo del 2000, en el mismo sitio donde, en igual fecha pero 122 años antes, Maceo liderara una de “las páginas más gloriosas de nuestra historia”, nuestro Comandante en Jefe dejó establecido para los cubanos de todos los tiempos, que frente a las amenazas imperiales y a los que se dejan convencer, Cuba sería un eterno Baraguá.

Claro que necesitamos de Martí en estos tiempos

Tanto en la revelación del ser existencial, como en su determinación especial en las condiciones de su patria, ante todo por el sentido de emancipación humana y redención social, el pensamiento martiano se imbrica con el pensamiento marxista, y pasan a conformar la ideología de la Revolución Cubana.