Un crimen imborrable

Todo comenzó la tarde del 23 de noviembre de 1871, cuando un grupo de estudiantes de medicina del primer año esperaban al profesor de anatomía, en el anfiteatro para el estudio de esta ciencia, ubicado en el antiguo Asilo de San Dionisio, continuo al Cementerio de Espada, la Habana.