Asela de los Santos Tamayo

Destacada revolucionaria y pedagoga cubana. Considerada fundadora de la Pedagogía revolucionaria cubana y una de sus principales protagonistas. Amiga entrañable de Vilma Espín y Frank País. Al triunfo revolucionario se incorporó de manera activa al proceso revolucionario ocupando cargos importantes a nivel nacional, como fue el de Ministra de Educación.
En 1952 se integró a las luchas estudiantiles en la Universidad de Oriente, donde conoció a Vilma Espín, uniéndose a ella en la gesta revolucionaria y en su vida personal, llegando a surgir una amistad entre ellas de hermandad.
Participó activamente en las protestas por el golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 y fue detenida, junto a otras combatientes, al ser sorprendida repartiendo proclamas sobre la situación imperante.
Se vinculó a Frank País y bajo sus órdenes formó parte del núcleo inicial que se integró al Movimiento 26 de Julio. Colaboró junto a un grupo de revolucionarios en la búsqueda de todas las formas posibles para ayudar a los sobrevivientes del ataque al Cuartel Moncada. Participó en el levantamiento del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba. Durante todo el periodo insurreccional cumplió diferentes responsabilidades, entre ellas el traslado, junto con Vilma Espín, desde Santiago de Cuba a Manzanillo de los compañeros que formaron el primer contingente de hombres y de armas que se incorporó a las guerrillas comandadas por Fidel Castro en la Sierra Maestra.
De forma permanente trabajó en el avituallamiento de armas, uniformes y medicinas para el I Frente Oriental. En el año 1958 (enero-agosto) realizó junto a un grupo de revolucionarias, una serie de viajes entre Miami y Cuba para traer armas bajo las faldas, las cuales introducían por los aeropuertos de La Habana, Varadero y Camagüey. En agosto de 1958 se incorporó al Ejército Rebelde en el II Frente Oriental Frank País dirigido por el comandante Raúl Castro Ruz.
Labor pedagógica
Participó en la reapertura de escuelas cerradas por la tiranía y en la primera Campaña Nacional de Alfabetización. En el II Frente Oriental se le asignó la responsabilidad de dirigir el Departamento de Educación; se pusieron en funcionamiento y se crearon para los niños más de 400 escuelas y se formaron grupos para la alfabetización de combatientes en los diferentes campamentos, hasta el Triunfo de la Revolución en que asume la responsabilidad de superintendente provincial de Educación en Oriente.

Esta entrada fue publicada en . Guarda el permalink.