DERECHO

Facultad: Derecho
Calificación: Licenciado en Derecho
Certificación: Excelencia
Modalidad: Presencial – Diurno (4 años)
Semipresencial – Curso por Encuentros (5 años)
No presencial – Curso a Distancia (hasta 10 años)

Plan E

Modelo del profesional
Objetivos generales
Al concluir sus estudios, los egresados deben ser capaces de:

Dictaminar y asesorar sobre asuntos jurídicos en los diferentes campos de acción del Derecho, incluido el Derecho cautelar o preventivo, aplicando las normas sustantivas y adjetivas, incluso con eventual presencia de regulaciones de Derecho foráneo para ofrecer soluciones atemperadas a la realidad social y a los principios sobre los que se erige nuestro proyecto social. Representar a personas naturales y jurídicas que así lo requieran, con dominio del lenguaje oral y escrito técnico pertinente, un alto sentido de la ética profesional; denotando en su proceder ser portador de los valores de nuestra sociedad. Controlar la legalidad y decidir sobre asuntos jurídicos, conscientes del alto sentido de responsabilidad que entrañan estas funciones, sobre la base de una adecuada armonía entre el respeto a los derechos y garantías de los ciudadanos y la protección de los intereses sociales con una mayor proyección humanista, ética, social y política. Ejercer la profesión en cualquiera de sus esferas de actuación con dominio de las técnicas de investigación jurídica al servicio de su continua superación en aras del perfeccionamiento de su gestión y de su desempeño profesional. Ejercer la docencia utilizando las herramientas esenciales de la pedagogía, modo que contribuyan a satisfacer necesidades que eventualmente se manifiesten en este orden.

Objeto de trabajo
La profesión está encaminada, a priori, a trabajar sobre el sistema jurídico y político del país, en la dirección de integrarlo, aplicarlo, desarrollarlo y perfeccionarlo para alcanzar la justicia social y la libertad de cada uno en el armónico ejercicio de la libertad de todos.
Lo anterior no se circunscribe al sistema normativo vigente sino además al sistema axiológico, en tanto el ordenamiento jurídico porta los valores esenciales de una sociedad determinada y los expresa deontológicamente, como paradigma conductual al que pretende elevarse el proyecto social de que se trate; y es, finalmente, un fenómeno eminentemente social. De ese modo, el Derecho también imprime su sello en el desarrollo de la sociedad, de ahí que tanto el conocimiento del Derecho como la cultura jurídica, la conciencia jurídica y otras manifestaciones jurídicas de orden ideológico, también encuentran cabida en el sistema.

Modos de actuación
La complejidad de las relaciones que constituyen el sistema de Derecho y la amplísima red de lugares en que puede desempeñarse el jurista no implica obviar los elementos comunes, las acciones y habilidades generales y esenciales que deben tener los egresados para poder afirmar que disponen de una formación básica e integral.
Haciendo una generalización de las multifacéticas actividades del jurista se distinguen con claridad cuatro grandes modos de actuación del egresado:

La asesoría. La representación. El control y preservación de la legalidad. La impartición de justicia. También podrán trabajar como docentes en actividades académicas de la educación superior.

Campos de acción
En esencia, el objeto de trabajo del jurista está presente en las áreas fundamentales en que se expresan las relaciones jurídicas, como son: las constitucionales; las civiles; las familiares; las administrativas; las empresariales; las laborales y de seguridad social; las internacionales en los ámbitos público y privado; las penales; las procesales y aquellas que se expresan en los ámbitos notarial y registral.

Esta entrada fue publicada en . Guarda el permalink.