Juan Escalona Reguera

Fue un militar y jurista cubano que desempeñó importantes cargos luego del triunfo de la revolución.

Labor profesional
Al recibir el título, en el propio Santiago de Cuba, junto a un grupo de abogados jóvenes se dedican fundamentalmente, a la defensa de los acusados por actividades revolucionarias, entre estos se encontraban, Carlos Amat y Jorge Serguera. Debido a que Fulgencio Batista no había puesto en práctica todavía la designación de jueces especiales para los Tribunales de Urgencia, pudieron resolver algunas situaciones de detenidos.
Llega a ser notario de El Cobre, el padre le pagó a alguien en el Ministerio de Justicia unos 3000 pesos para que ganara una oposición que nunca hizo. Le confeccionó el pasaporte a Frank País cuando viajó a México a entrevistarse con Fidel. Le tomó las huellas, escondiéndolas en el bufete que existía al frente, cuyo dueño era Rubén Alonso, representante auténtico. Cuando la policía registró la oficina no las encontró.
Durante la huelga del 9 de abril, fue comisionado para recorrer Santiago e informarle a Vilma Espín como iba la situación del cierre de los comercios. Así se mantuvo hasta que mataron a Pelayo Cuervo. En ese momento se percató que ser abogado no ofrecía garantía. Laureano Ibarra, connotado batistiano, primo de la madre, la llamó y le dijo que lo sacara de Santiago de Cuba, pues José María Salas Cañizares decía que él no era un abogado, sino un comunista y lo iba a matar.
Al triunfar la Revolución en enero de 1959, se produce el encuentro con Fidel Castro, en el central América y posteriormente el día 2 de enero en la casa de los Ferreiro, en Santiago. En ese momento estaba planificando la marcha triunfal hacia La Habana. Cuando partió para la capital le dio indicaciones a Raúl de que se quedara en Oriente y controlara la situación. Allí empezaron los trajines de tratar de organizar aquel regimiento.
Al quedar en Santiago de Cuba, era ayudante de Raúl, realizando entre otras labores, la boda de Raúl y Vilma, en calidad de capitán Auditor del Ejército Rebelde. Luego al viajar Raúl hacia La Habana, queda al frente del gobierno el compañero Manuel Piñeiro, Escalona queda como ayudante para los asuntos clandestinos.
Al fundarse los tribunales revolucionarios es jefe del tribunal de Oriente Sur, que atendía Baracoa, Guantánamo, Santiago, Bayamo y Manzanillo.

Esta entrada fue publicada en . Guarda el permalink.